Política y creación

Posted on

“El País”, ese diario que quiere comprender y que predica en una corbata la búsqueda de retos cada día, publica hoy en Babelia una serie temática dedicada a la política ya la creación. Resulta curioso que, en términos generales, los artistas evocados, citados o entrevistados manifiesten su disposición a hacer política con sus creaciones. Digo curioso porque esa forma de comprometerse ganando dinero y quedando bien sin arriesgar ni un pelo está demasiado explotada. Pero sigue funcionando.
La entrevistada es Alicia Framis, artista catalana residente en Shangai. Alicia Framis estudió en Barcelona, París y Amsterdam, vivió a medias entre Nueva York y Japón, luego tuvo un hijo como madre soltera vocacional, regresó a Barcelona porque no podía con todo, la invitarona Shangai, aceptó, se marchó para allá y rejuveneció. Además es mona.
Esta chica es un ejemplo vivo de artista moderno. Debe de haber cientos de personas nacidas en Cataluña que hayan recorrido más mundo que ella. Pero no son artistas. Como mucho, son posibles personajes de una novela de Vila-Matas.
Puede parecer que me estoy cachondeando de Alicia Framis. Pero lo único que hago es resumir textos de un periódico y establecer una comparación pertinente.
Alicia Framis ha tenido la suerte (o el enchufe) de exponer en el Centro de Arte Santa Mónica de Barcelona. Ha juntado en filas e hileras centenares de cascos de moto cortados por arriba y ha llamado a esta ocurrencia (instalación) Guantánamo Museum.
“Como una letanía, el músico Blixa Bargeld lee unalista de 274 nombres que han sido ordenados por el escritor Enrique Vila-Matas por asociaciones poéticas o fonéticas”. Así introduce Catalina Serra la entrevista.
Otro ejemplo de la esencia del arte contemporáneo. Búscate un músico de nombre danés o sueco para que lea con su áspero acento nórdico (estoy imaginando) nombres árabes y tal. Convence a un escritor de culto para que “ordene” esos nombres según criterios que puedan ser nombrados (eufonía, poesía, etc.). Tienes aseguradas dos páginas en un diario nacional dispuesto a comprender. La predisposición a comprender es justa y necesaria en las aproximaciones a la creación artística de hoy. Yo confieso que la fotografía de los cascos es bonita y muy sugerente. No sé qué me sugiere, pero seguro que me sugiere algo, sobre todo si antes me lo ha sugerido el título de la instalación.
Me resisto a entrar a saco en el contenido de la entrevista porque acabaría haciendo un ensayo ilegible. Esta chica tiene que ser despabilada a la fuerza, además de una artista sagaz. Compagina sin el menor empacho el compromiso y el mercado. El día que los suplementos de arte y cultura se dediquen a hacer un análisis serio de las entrevistas que publican, cerrarán el kiosko. La suma de banalidades, incoherencias o estupideces que dicen algunos intelectuales sin cortarse un duro elevaría la montaña de la inverecundia o poca vergüenza a alturas insoportables, la Tierra se daría la vuelta por tanto lastre amontonado y nos caeríamos todos al vacío. (¿Hacia dónde? ¿Hcia arriba o hacia abajo?)
Luego están los artículos de fondo.
Hay uno del veterano Calvo Serraller en el que viene a decir que los artistas comprometidos son los mejor instalados en el sistema. Patada en la boca a Alicia Framis.
Y otro de Estrella de Diego sobre una exposición de Cy Twombly en el Prado. ¿Debe entrar el arte contemporaneo en el Prado? Pues claro, dice la Estrella. Y en un matadero. Y en una pocilga. Y en la sala de estar de mi casa. Y en una telecomedia. Donde sea. Qué más da. ¡Ah, no! No da igual, ni mucho menos. Porque hay gente que al ver las creaciones de Cy Twombly (“copia en sus signos las pintadas del Coliseo, las frases de amor para marineros de los retretes públicos”), exclaman: “Esto es lo que hace mi niño en el colegio.” Son gente vulgar. Que no está dispuesta a comprender. Qué tontos. Seguro que escuchan la Cope y leen La Razón y El Mundo.

Anuncios

José Ramón Cumplido a las puertas de Arcadia

Posted on Actualizado enn

Herbes.
Herbes.

La imagen que ilustra la cabecera de este blog es un fragamento de una obra plástica del artista valenciano José Ramón Cumplido.

José Ramón Cumplido es un creador que lleva años buscando un nido en la selva del arte.

José Ramón no es de los que se dejan arrastrar por la inspiración. Le gusta dominar el acto creativo, aferrarse con ambas manos al trabajo que realiza en cada momento. Para él, crear es una actividad reflexiva. Medita sus decisiones. No le gustan los experimentos. Su mayor satisfacción es reconocer en el lienzo o la tabla que acaba de terminar aquello que había previsto realizar. Esto es lo que quería.

José Ramón Cumplido se mantiene todavía en los aledaños del paraíso, que es lo que parece la selva del arte vista desde fuera, una especie de Arcadia Feliz.

Mirada con atención, esa Arcadia contiene fragamentos del Infierno.  La Arcadia es una tierra básicamente fría porque en ella las pasiones se congelan, y la felicidad se convierte en una obligación o en una rutina, como si sus habitantes se tomaran una pastilla de endorfinas artificiales cada mañana. Artificiales o ajenas, endorfinas de otro que quizá las ha vendido para poder comer. Por eso viene muy bien el calor del infierno que se escapa por las rendijas del jardín, subiendo por el tallo de las flores y el tronco de los árboles.

José Ramón Cumplido está parado delante de la selva de Arcadia, escruta su interior entre el follaje y cavila. ¿Merece la pena entrar? ¿No será un aburrimiento? ¿Terminará uno quemándose por los escapes hirvientes del Infierno?