Indice de Relatos


Bienestar sexo y cariño

Hará cosa de veinte años escribí de un tirón una misteriosa revelación que titulé “Declaración sobre la Naturaleza”. Era un aguacero filosófico que brotó de alguno de los instantes que sucedieron al Big Bang hace trece mil y pico millones de años, y que me atravesó en su camino hacia una órbita estable en el espacio-tiempo. Al releerlo años después me sorprendí de haberlo escrito. Supuse que el Hacedor de Estrellas, quien quiera que fuera, me había utilizado. Entonces se me ocurrió enmarcarlo en una historia. También me salió de golpe. Le tengo un especial cariño. Retrata el clima psicológico de los militantes del comunismo ortodoxo, al verse desamparados en la Transición. Yo creo que es bastante buena. Pruébela el lector curioso.

Callejón sin salida

Un oscuro intelectual, salido de la forja de la universidad pública y sepultado en una oficina, logra salir de la cueva convertido en autor célebre y reconocido gracias a la intervención de un mago. Pero un teléfono móvil le juega una mala pasada. Relato del año 2011,creo.

Desafío, El

Este relato está escrito entre noviembre de 2010 y febrero de 2011. Al revisarlo para ponerlo al día, me ha sorprendido su calidad. No me acordaba de la peripecia, y he seguido leyendo y corrigiendo con interés creciente. Dicho por el autor, esto vale poco. El lector puede comprobar si me engaño. En la historia aparece el periodismo, los mitos literarios, y el sentido trágico de la vida, todo extraído de mi propia experiencia, retocado, adaptado, puede que hasta retorcido. Anímese, hombre, y empiece a leerlo.

Encuentros fortuitos en el jardín

Se trata de una novela corta, más que de un relato. Data de los años de la primera guerra del Golfo Pérsico, que sucedió al desastre yugoslavo en la enfermiza atención mediática. Yo estuve en Kuwait tras la salida de los iraquíes, y me impresionaron las atrocidades de las que es capaz el ser humano. También había escuchado a algunos emigrantes serbios y croatas que llegaron a la Comunidad Valenciana contar su espeluznante relato. Por último, acababa de regresar de Suráfrica, donde había visitado gettos en Johannesburgo y El Cabo, y conocido diversos espantos. Al mismo tiempo, ETA asesinaba mediante bombas, sin precaverse de si las víctimas eran sus “enemigos” o no. Este es el escenario de fondo de la historia, que sigue a dos mujeres que tienen nombre y apellidos, aunque aquí aparezcan con otros, y la peripecia que sufren no sea exactamente la misma que se describe. Una peripecia convencional, vulgar, como la vida de la mayoría de los humanos hasta que les alcanza la desgracia como un lanzazo en el corazón.

Hombre Osmótico, El

“El Hombre Osmótico” es un relato largo lleno de imágenes cinematográficas y de diálogos castizos. Si algún día se me ofrece la oportunidad, realizaré un corto con él. Mientras tanto, lo ofrezco a buscadores de guiones intensos. Es un relato realista hasta que deja de serlo, casi al empezar. Su atmósfera es erótica. Y describe la España castiza de un tiempo previo a las explosiones e implosiones socioeconómicas que nos han vuelto del revés. Escrito entre 1989 y 1990, se nota en determinados detalles y en el ya flaco valor de la peseta, un café valía cuarenta duros. Al releerlo no me ha decepcionado. Merecía la pena publicarlo.

Huéspedes de la Pitonisa, Los

Un relato breve, de poco más de una página. Es del año 2010, y está escrito sobre el recuerdo difuso de un sueño. La estupenda ilustración es de Txemacántropus.

Jababrich

Harbour Bridge le suena a un español más o menos jababrich. Es el puente que une las orillas norte y sur de la larga ensenada de Sydney. Viví en Australia dos años, y almacené montones de impresiones, experiencias e ideas. Este relato, empezado en Sydney en 1983 y acabado en Valencia veinte años después, está sacado de ese almacén de la memoria.

Náufragos del páramo, Los

Datada en marzo de 2001, es esta una pieza dramática que puede leerse como un relato, o representarse en forma de lectura dramatizada. En realidad es casi un guión de película corta. Evoca los años de plomo, la violencia terrorista de ETA y GRAPO. Y aunque no está basada en hechos reales, los personajes son todos seres humanos que yo conocí, que pudieron haber vivido lo que aquí se narra, una historia de terror, locura y fanatismo.

Navegante, El

Más que un corto relato, parece un poema. Pero no es así. Está escrito y publicado en septiembre de 2013.

Perpetua Funambulista

Este relato data de 2005 ó 2006. La primera versión tuvo una cojera moralista, y lo retoqué repetidas veces. Es la historia de una mujer que dice que se resiste a que la encasillen. “Sé que no se puede vivir por encima de la moral y de sus juicios. Pero esquivo sus trampas, huyo de su esterilidad, de su negación rotunda de la libertad y la felicidad explosiva que proporcionan las aventuras con hombres-patito, la mayoría casados, y convencidos de que me han atrapado en su estrategia de seducción”, dice. La peripecia sentimental es una mezcla de historias de amigos y conocidos. Todo lo demás es real: bocetos de una sociedad encarrilada en una agridulce demencia, que desde Africa se debe ver como la locura del paraíso.

Saco de millones, Un

De nuevo mezcla de realismo y fantasía. Es un modelo que surge de mi imaginación con fuerza y espontaneidad. Quizá porque lo imposible (realidad paralela, agujeros de gusano literarios) me permite utilizar alegorías, que son el instrumento de la crítica moral tal y como la concebían en el siglo XVIII los ilustrados. Un profesor en excedencia de la facultad de Periodismo y Comunicación gana un buen sueldo dirigiendo un polémico programa basura en cierta cadena de televisión. Forma parte de uno de los lados de un triángulo amoroso estable y feliz. Pero al otro lado del espejo hay una vida desgraciada.

Secreto de Yubero, El 

El huerto del ciudadano Kahlsperg del que se habla en este relato tiene precisa localización en los alrededores de mi domicilio. Pero la historia que se cuenta es una mezcla, espero que ingeniosa y atractiva, de conversaciones que he mantenido con ocupantes de estos espacios yermos. No se trata de los recientes y populares “huertos urbanos”. Son huertecitos que pensionistas o jubilados con anticipación han ocupado (casi siempre con permiso de sus dueños) para cultivar y entretener su ocio. Son personas humildes pero recias. Estrambóticas a veces, pero generosas y valientes. Todo lo que se cuenta en “El secreto de Yubero”, todo, está basado en hechos reales. El cuento está escrito en el verano de 2014.

Simulacro de realidad

Relato de género mestizo, realismo fantástico, fantasía realista. Basado en hechos reales, es decir, en un suceso que puede ser verdadero, de súbito se mete en un pozo de fantasía y sale de él a conveniencia del autor y coherencia del cuento. Lo situé en la Borgoña francesa, porque pasé por allí unas vacaciones y me pareció un escenario apropiado.

Transición y mudanza

Este relato me salió casi de corrido. Es uno de mis favoritos. Calculo que lo escribí antes del cambio de siglo. A través de un personaje insignificante y anónimo me permito un daguerrotipo de lo que se conoce por “la Transición española”. Por primera vez se empezó a hablar de crisis, lo que sirvió para disciplinar a una sociedad que no quería broncas, pero que podía ser arrastrada por algún bronquista. Se abusó de la verborrea, se armó jaleo mediático, se colocaron paños calientes a mansalva. Igual que ahora. Al final del relato, su narrador y protagonista dice: “Todo es impresión, nada es certeza”. Estoy de acuerdo con él.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s