La Nueva Era Política (N.E.P.) según los Nuevos Arúspices (N.A.)

Minientrada Posted on Actualizado enn

SONY DSC
SONY DSC

Antaño, la predicción del futuro de las tribus y los pueblos era oficio de arúspices y astrólogos. Con el advenimiento de la Ilustración, la profesión cayó en desuso. Más tarde, al aparecer los estados nacionales, se forjaron dos categorías supuestamente científicas y por tanto con derecho a cátedra: la Sociología y la Economía.

Los arúspices de hoy son los economistas y los sociólogos. Además de en los teatros académicos, proclaman sus pronósticos en los medios de comunicación.

He aquí cómo uno de ellos, el Magazine del grupo Godó del 6 de septiembre, presenta una entrevista con Manuel Castells, uno de los cerebros mejor calificados por la prensa afín:

“Su vida es un permanente laboratorio. Analiza, analiza y analiza. Solo después concluye”.

Me figuro que la idea del entrevistador, Álex Rodríguez, es equiparar el trabajo del sociólogo con el de un investigador de ciencias aplicadas, un biólogo o un físico subatómico, por ejemplo.

Teniendo en cuenta que los dirigentes políticos más atrevidos de la época industrial han sido expertos sociólogos y economistas (al principio sin título académico, pero personas que habían analizado, analizado y analizado antes de concluir), parece lógico que en la época post industrial los parlamentarios audaces sean doctores y personas de currículo internacional, con una lista interminable de publicaciones. Ha ocurrido en Italia, en Francia, en Alemania, y ahora nos ha tocado a los españoles.

Que los sociólogos y los economistas predigan el futuro es algo natural, acorde con los tiempos. También es natural que de esta práctica surjan vocaciones o ambiciones políticas. Predominan en el campo de la izquierda. Pero la derecha tiene los suyos, aunque en este área el podio a veces lo ocupan periodistas; hay menos profesores universitarios entre la derecha, señal de que la Universidad es un territorio dominado por la izquierda, cosa que no significa que la Razón sea patrimonio de la izquierda, solo importantes cátedras.

Las proclamas de los nuevos arúspices (de izquierdas, muchos, y de derechas, menos) son de dos tipos: las que se entienden y las que hay que interpretar, es decir, que no se entienden. Quizá porque estas últimas se hagan para foros de especialistas.

Las declaraciones del profesor Castells suelen entenderse, al menos las que hace a la prensa.

Por ejemplo, a la pregunta de si estamos comenzando una nueva era, Castells responde que empezó hace tiempo en lo cultural, tecnológico y económico, pero que ahora le toca el turno a lo institucional. Claro que “lo que sabemos es que no será como antes. Las instituciones actuales no tienen legitimidad y esto, en las sociedades democráticas, no puede durar mucho tiempo.” Para dar consistencia a esta afirmación un tanto de Perogrullo arguye que las instituciones serán más multinacionales, como la UE, pero “las identidades serán cada vez más locales, específicas, nacionales o religiosas o étnicas”. El profesor Castells asegura que la contradicción entre un mundo globalizado, con instituciones alejadas del ciudadano, provocan en la gente un sentimiento de estar amenazados. Encuentro el razonamiento oscuro, aunque previsible en un sociólogo.

El cambio político que se avecina, insiste el profesor Castells, tiene que ver con el cambio de mentalidad; los partidos tradicionales intentan adaptarse, pero no tienen nada que hacer porque se mueven en marcos legales y constitucionales que no funcionan. Advierte el profesor que lo decisivo no es observar el surgimiento de Podemos o Ciudadanos, sino las alianzas municipales de Madrid, Barcelona y otras capitales que han llevado al poder a nuevos actores..

La entrevista deriva por caminos ideológicos y políticos con los que argumenta estas previsiones mencionadas. No entro en este terreno. Me quedo en el del retrato robot del futuro político.

¿De quién?, me pregunto. Quiero decir, de qué nación, de qué conglomerado de naciones. La primera impresión es que el profesor Castells habla de Europa, basado en sus experiencias académicas en este continente y en el norteamericano. Pero si se lee con atención las respuestas, se ve que el profesor no precisa, no se compromete. Yo haría lo mismo. Pero yo no rijo ninguna cátedra, y tampoco creo que la sociología y la economía sean instrumentos que definan el futuro.

El futuro, incluso el inmediato, es indefinible. Ni el más refinado análisis demoscópico es capaz de decirnos qué pasará. El futuro es, por definición, algo inalcanzable, porque cuando llega se convierte en presente.

Con todo esto voy a parar al argumento del sentido común. Internet, las redes sociales, las primaveras de jóvenes airados y educados sin trabajo ni expectativas de tenerlo, la corrupción como forma de gobierno, la descomposición de la confianza política, las guerras localizadas lejos de los escenarios de la prosperidad y manipuladas a distancia, las oleadas de refugiados…

Estos fenómenos, con frecuencia tragedias inaceptables para los seres humanos conscientes de que el colapso moral se termina pagando, están ocurriendo hoy como ocurrieron hace cien años. E lcariz de las crisis no ha cambiado mucho. Lo que sí ha cambiado es el bienestar social; si nos comparamos con los ciudadanos de hace cien años, nuestra existencia es más próspera, más segura, más amable.

Desde el presente, se observa el pasado y se construyen teorías, hipótesis, filosofías de diverso pelaje. Es todo lo más que podemos hacer. Eso, y no desesperar o no poner toda la esperanza en proclamas ambiguas (pero de eco contundente) que acaban decepcionando.

Hace bien el profesor Castells en analizar, analizar y analizar antes de concluir. Pero no creo que ni sus conclusiones ni las de sus colegas más involucrados en la acción política, nos ayuden a anticipar el futuro. Al futuro hay que esperarlo con paciencia y buen sentido. Es todo lo que se puede hacer, a mi juicio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s