Los Renau, en Mairena del Aljarafe

Posted on Actualizado enn

El segundo fin de semana del mes de abril lo hemos pasado Antonia y yo en Sevilla. Hemos presentado a la familia Renau en el Ateneo Cultural de Mairena del Aljarafe.

Primero fue Manuela Ballester quien relató a una interesada audiencia su aventura transfronteriza. La encarnó Antonia, con su “Manolita en la Frontera”, un monólogo representado en el Festival de Teatro de Ruzafa 2012 (Russafa Escena 2012). El fantasma de Manuela Ballester, esposa de José (o Josep o Pepe, depende de quien hable de él) Renau, despierta en su tumba del Cementerio para las Víctimas del Fascismo de Friedrichfelde, en el antiguo Berlín Este, y evoca su vida itinerante. Primero la aventura de los Pirineos, que consiguió atravesar en enero de 1939, hasta pasar a Francia. Luego, la travesía del Atlántico hasta México. Y por fin el regreso a Europa años después, para establecerse en Berlin Haupstadt der DDR, la capital de la República Democrática Alemana.

Conversación con el público asistente
Conversación con el público asistente

Es un texto poético y conmovedor que cautiva a quien lo escucha o lo ve representado. En este caso, Antonia hizo ambas cosas, empezó interpretando el papel, y terminó con la lectura dramatizada que había pactado con el Ateneo. Este larguísimo viaje de un continente a otro y su vuelta va ilustrado con una selección de músicas de compositores del siglo XX, que intensifican el dramatismo de la historia. Nadie percibió un error de bulto que cometió el técnico de sonido, en este caso yo, cuando confundí el orden de las músicas. No fue fatal gracias a la profesionalidad de Antonia y a que me di cuenta a tiempo, y rectifiqué sin llamar la atención del público que, como digo, no se enteró de nada.

Luego me tocó a mí subir al escenario para relatar la intrépida y azarosa vida de José Renau, cartelista, fotomontador y muralista, maestro indiscutible de estas dos últimas disciplinas. Consiste en la lectura de un texto de media hora larga de duración ilustrado con 152 fotografías de Renau, su familia, sus amigos y sus obras. Es un recorrido cronológico: El Joven Renau, el profesional y el Comunista, la República y la Guerra Civil, Director General de Bellas Artes, el Exilio Mexicano y el Primer Mural, los Primeros Fotomontajes, Berlin Haupstadt der DDR, el Fotomontador y el Muralista Experimentado, el Tardío Reconocimiento.

Al acabar, se entabló un diálogo animado entre los presentadores y el público. No eran pocos quienes conocían la figura de José Renau, aunque casi nadie había oído hablar de Manuela Ballester, pintora minusvalorada y ensombrecida por la fama y la personalidad fáustica de su marido. Cabe destacar que la mayoría aplastante de la audiencia eran mujeres y de madura edad. Esto es un retrato robot del Ateneo, y también de las actividades culturales que pueblan la geografía española del cabo Finisterre a Tarifa, y de Figueras a Huelva. El público es femenino y adulto, en un alto porcentaje, a los hombres y a los jóvenes se les espera. ¿Qué significa esto es algo digno de análisis socio político? Que el Sevilla y el Betis (clubes de fútbol) jugaran un partido memorable a la misma hora de los eventos sólo es parte de la explicación.

También ese fin de semana se realizó en el Ateneo de Mairena la presentación de la Red de Trueque Aljarafe. Es un fenómeno que empieza a cuajar en bastantes municipios españoles, y que en Andalucía adquiere más presencia por la circunstancias socioeconómicas de la comunidad o región.

Las dos referencias ofrecidas en esta nota se complementan, porque ambas cuentan sueños. Sueños muy palpables, como los murales o los fotomontajes de Renau, las pinturas de Manolita Ballester o las experiencias de moneda social e intercambio de bienes y servicios que se desarrolla a escala de los vasos capilares de la sociedad, pero que se extiende poco a poco a todo el sistema inmunológico del capitalismo y empieza a hacerle mella.

Mirado de frente y a la potente luz del sistema establecido, una economía de trueque parece retrotraer al neolítico. Pero los miles de kilowatios eliminan las sombras, y en los detalles, en las emociones constructivas de un grupo de individuos motivados por la necesidad y la utopía está el secreto de un futuro cada vez más incierto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s