Una ojeada al Olimpo

Posted on Actualizado enn

Image

Un aspecto de los alrededores del Olimpo

 

Desde lejos, la casa propia se ve de un modo casi mítico. Paso unas semanas en Alemania y esto coincide con una lectura obligada de la Orestiada de Esquilo. Es una casualidad llena de significados.

Como los griegos antiguos, me veo obligado a interpretar el oscuro capricho del Oráculo que ha vinculado estas dos circunstancias.

Alemania se me presenta como una especie de Olimpo, y España (Valencia, donde resido, en concreto) viene a ser el Argos-Micenas conmovido por las desgracias de sus gobernantes, la familia desgraciada de los Átridas.

Con un poquito de osadía y algo de imaginación se pueden establecer paralelismos entre los gobiernos de España y de sus autonomías (así en general, sin necesidad de concretar, porque estamos hablando de mitos y de estereotipos) y la casa de Atreo, ese griego desgraciado que se vengó de su hermano Tiestes matando a sus hijos (los de Tiestes) sirviéndoselos de menú. A Atreo le sucedió Agamenón, casado con Clitemnestra. Camino de Troya, Agamenón degolló a la hija de ambos, Ifigenia, en Aulide para calmar un mosqueo de Artemisa cazadora con el rey en una de sus monterías. A su vuelta de la Tróade humeante, fue muerto por Clitemnestra y su amante Egisto, y éstos a su vez ajusticiados por Orestes, que pasa a espada a su madre y a su adúltero tío (Egisto era hijo de Tiestes, éste también aficionado al adulterio), y es perseguido por las Erinias furiosas allá donde va. Hasta que, refugiado en Atenas, se somete al juicio del Aerópago, que escucha a Palas y a Apolo, partidarios del atribulado Orestes. En el proceso se ve que Orestes, al vengar a su padre, no hacía sino obedecer un mandato de la Pitonisa de Delfos, patrocinado por Apolo, el verdadero artífice de la venganza. Orestes es absuelto, y las histéricas y vagabundas Erinias (Furia, Discordia y otras temibles hermanas nacidas de la sangre de los genitales de Urano) son transformadas por Atenea en Euménides (Benévolas), y se les construye con subvención divina un hogar-templo cerca de la Acrópolis.

Para los no duchos en mitografía, esto les sonará a melodrama de teleserie. Sin embargo, la Orestiada fue una de las primeras tragedias de las que queda constancia. Y si se sabe leer, se encuentran en ella los peores vicios de la clase política y financiero-empresarial española. Codicia (apetito desordenado de riquezas), bajeza moral, sed de venganza de las afrentas familiares, arrogancia y soberbia…

Decía que Alemania es el Olimpo, y España el mundo de los mortales, en esta semejanza que me ha sobrevenido sin yo haberla preparado. En el Olimpo viven los dioses, tan amorales y canallescos entre ellos como los humanos, pero celosos cumplidores de las normas, leyes y decisiones de las Moiras, y sometidos al castigo implacable de Estigia si no hacen justicia a sus promesas.
Allá abajo, al Sur, los humanos debaten con mezquindad sus humanas miserias, traicionando sus promesas, estafándose (cometiendo adulterio), corrompiéndose con los préstamos de los dioses, y sacrificando en vano víctimas propiciatorias al dios Mammón.

Pasear por las calles de Núremberg es como darse un garbeo por el Olimpo. Todo está limpio, ordenado, casi nuevo, incluso los barrios marginales. Todo tipo de personas se suben al tranvía y al metro, pero predominan la gente de orden, bien comida y bien vestida, aunque sea con modestia. Decenas de ciudadanos pedalean en bicicleta, algunos de ellos con setenta años a las espaldas, aunque llueva y sople un cierzo de narices. Se distinguen los turcos y los griegos (no entre sí) de los alemanes, y se ve a grupos de jóvenes, muchachos y muchachas de todos los colores, comunicándose en alemán con la naturalidad de sus equivalentes españoles, incluso con los gritos y saludos guturales de todos los adolescentes. Pero no se observa ninguna grieta social, ningún desorden. Tropelías las habrá, como en todas partes, pero la diferencia de los mortales con los inmortales es que los segundos son, por naturaleza, competentes, casi perfectos, lo hacen todo bien, incluyendo los delitos y abusos.

Cuando la socialdemocracia española obtuvo el poder, importó las costumbres y las leyes del Olimpo a sus mortales súbditos. La intención era buena, si nos comportamos como los dioses acabaremos cerca de ellos. Pero la práctica contradijo esos buenos propósitos, porque importar leyes y hábitos sin preparar adecuadamente a quienes tienen que comportarse como dioses sin serlo es una pérdida de tiempo y esfuerzos. Sobre todo cuando los que tienen que liderar, ponerse a la cabeza del cumplimiento de las leyes Olímpicas no lo hacen, y empiezan a medrar, a engañar, a aprovecharse de la prodigalidad de los dioses y a estafar a quienes están por debajo. Y los que están por debajo, naturalmente, se alejan de las provechosas leyes todavía más, y la deseada delegación del Olimpo en España se revela un día carcomida y domeñada por una banda de codiciosos reyezuelos que se dedican a apuñalarse unos a otros, a ponerse los cuernos políticamente hablando y a malgastar lo que llega hasta sus manos procedente del Olimpo.

El Coro advierte a Clitemnestra en Agamenón, antes de que este llegue, de la ira de los dioses: “pues a los hijos alcanza el castigo por acciones que no deben ser osadas, si alguien aspira a más de lo justo”, y sentencia luego, “las negras Erinis, con el tiempo, hunden en las tinieblas, con trstorno infortunado de su vida, al que ha prosperado contra justicia, y cuando está entre los invisibles ya no tiene fuerza. Es riego grave la gloria excesiva; pues Zeus hiere con rayos certeros”.

En nuestro caso, Zeus no es otra persona que Angela Merkel. Bien lo conocen los cientos, acaso miles de españoles que están subiendo al Olimpo en busca del favor de los dioses. En próximas entregas hablaré de ellos.

 

Anuncios

3 comentarios sobre “Una ojeada al Olimpo

    Antonia Bueno Mingallón escribió:
    09/11/2012 en 00:39

    ¡¡Buenísima la analogía!! Sagaz y certera. Besos enviados desde la humana y corrupta Valencia hasta el prepotente y canallesco Olimpo gemano.

    Tomás escribió:
    12/11/2012 en 09:42

    ¡¡Muy buen artículo Fernando!!… Ahora bien, si Merkel es Zeus, entonces seguro que los fans de The Wire en España pensamos en ella cuando el Jefe de Policía de Baltimore, Ervin Burrell, recuerda en el tercer episodio de la Tercera Temporada: “The Gods will not save you”… Un abrazo y disfruta!

    Joan M Ferrer escribió:
    14/11/2012 en 09:55

    Me ha gustado mucho el nivel, el planteamiento, y el juego atemporal de las constantes sociolgicas.

    Joan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s