¿Qué es la ópera?

Posted on Actualizado enn

Marina Abramovic, levitando

¿Es esto ópera?, me preguntaba el otro día desde la penúltima fila del paraíso del Teatro Real de Madrid, antes de que empezara “The Life and Death of Marina Abramovic”, una creación de Robert Wilson, la mencionada y Antony.

Me lo seguí preguntando a lo largo de toda la representación.

¿Qué es ópera?

De acuerdo a la experiencia de mis sentidos, algo que se escucha en Radio III de RNE a determinadas horas, algo que se vende grabado en CDs en los rincones en penumbra de las tiendas de discos, algo que se ve las noches de los fines de semana en cierta cadena de TV muy liberal… De acuerdo con mis conocimientos librescos, con lo que he aprendido de mis mayores, con lo que he oído sin orden ni concierto, y con mi afición elaborada a base de todo lo anterior, la ópera es algo hermoso, solemne, dramático (melodramático en muchos casos), que puede llegar a conmover.

Pero desde la penúltima fila del paraíso del Teatro Real de Madrid, la ópera es algo muy contradictorio, muy confuso (para mí, es evidente). La escala de los teatros donde se representa ópera es monstruosa (no mucho más que la de los teatros londinenses donde se programan musicales populares), la escenografía es también apabullante (ídem), el vestuario, excéntrico (de nuevo ídem). La representación de ópera hoy en día es como ir a África a cazar elefantes. Pertenece a un sector social muy lejano a las rentas más comunes. Piénsese que la butaca de patio más barata en el Real vale 95 euros, y la más cara, 324. No estoy apelando al espantajo de la crisis, es que con 300 euros me compro una docena de CDs con las mejores óperas de la historia.

La raíz de la confusión antes mencionada está en que las interpretaciones musicales y vocales de muchas óperas son maravillas excelsas (esto último no es válido para “The Life and Death of Marina Abramovic”, a pesar de la perfección del trabajo de todos los que la han compuesto).

¿Se puede hacer opera en teatros de dimensiones humanas? Que yo sepa, la ópera nació así. La ópera del siglo XVIII fue transformada en monumento (tipo fallero) en el siglo XIX, quizá en beneficio de esa clase de psico mendigos llamada burguesía. Lo que no me explico es en beneficio de quién se ha seguido gigantizando ese género musical. Entiendo que haya melómanos riquísimos, los que pagan trescientos y pico euros por ver la vida y muerte de Marina Abramovic. ¿Es acaso exclusivamente suya la ópera? Los que no podemos pagar más de cuarenta euros (ya es un dineral) por verla desde bien lejos, no podemos dejar de sentirnos estafados… por nuestra propia vanidad.

Se me ocurre una medida radical: prohibir la ópera. Es decir, cerrar los coliseos operísticos, convertirlos en museos, trocearlos, como se ha hecho con los grandes cines, cualquier idea es sensata y buena, puesto que esos teatros son puras insensateces. Es obvio que los que no tienen problema en gastarse una fortuna en una butaca de patio o en un palco, dirán que la ópera es algo sagrado. Pero no lo es, nada es sagrado.

Cerrar los palacios de la ópera sería un antecedente de la toma del poder, dejaría a los riquísimos sin argumentos sobre su pretendida naturaleza altruista, tendrían que emplear su dinero en algo menos autorizadamente ostentoso, por ejemplo, comprarse un yate y colocarlo en el jardín de su casa, a la orilla de la piscina.

Todo el dinero de fundaciones, instituciones públicas y empresas con ganas de aparecer en la publicidad cultural, empléese en fomentar la ópera en los barrios, entre la case media, entre los trabajadores fabriles, en las escuelas. Nadie se quedaría sin trabajo, sólo los productores de mega escenografías, los directores de renombre, los figurinistas de lo estrafalario. Todos los demás, compositores, músicos, cantantes, seguirían cobrando por su trabajo. Como podría escenificarse la ópera en cualquier teatro mediano, habría incluso más trabajo.

¿Os parece esto una propuesta utópica? ¿Y qué es la ópera que se programa hoy en los grandes coliseos, un ejemplo de economía y razón?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s