Huelga General y Surrealismo

Posted on Actualizado enn

Un gran regalo que los líderes sindicales y políticos podrían hacer a la historia contemporánea sería someterse a hipnosis.

Este era un procedimiento que los surrealistas tomaron prestado de Freud para extraer y hacer público su verdadero yo, su ser o su ausencia de yo o de ser. Aunque luego se ha comprobado que la hipnosis no revela la personalidad oculta del durmiente, sí pone al descubierto sus mecanismos de defensa y de ocultación.

Hoy, día de Huelga General, se me ha ocurrido de pronto una estrategia formidable para dejar al desnudo a los demagogos, a los agitadores, a la autoridad investida, a los piquetes, a los esquiroles, a todos los implicados de hoz y coz en la susodicha huelga.

Tómese el Manifiesto Surrealista de André Breton (1924), y utilícese como plantilla en la que encajar, básicamente, a los sindicalistas y a los políticos que hoy han acaparado los medios.

El primer texto surrealista vino a ser “Los Campos Magnéticos”, escrito por Breton y Philippe Soupault en 1919. Lo redactaron, dicen, por el método de la escritura automática, permitiendo que la pluma fluyera sin premeditación sobre el papel, dejando en él lo que la conciencia (y sobre todo el inconsciente) dictaba.

¿Qué palabras, qué oraciones, que ideas, conceptos, imágenes, fantasías, sueños, aberraciones, deseos reprimidos quedarían en el papel, escritas por las manos de nuestros eximios sindicalistas y políticos?

Probablemente su lectura fuera más reveladora, edificante y aleccionadora que todas las declaraciones dictadas por ellos mismos a los periodistas ávidos de palabras.

He aquí lo que decía Breton en su manifiesto: Amada imaginación, lo que más amo en ti es que jamás perdonas… La experiencia está confinada en una jaula, en cuyo interior da vueltas y vueltas sobre sí misma, y de la que cada vez es más difícil hacerla salir. La lógica también, se basa en la utilidad inmediata, y queda protegida por el sentido común.

Y ofrecía este consejo para hacer discursos:  Inscribirse, en vísperas de elecciones, en el primer país en el que se juzgue saludable celebrar consultas de este tipo. Todos tenemos madera de orador: colgaduras multicolores y bisutería de palabras. Mediante el surrealismo, el orador pondrá al desnudo la pobreza de la desesperanza. Un atardecer, sobre una tarima, el orador, solito, descuartizará el cielo eterno, esa Piel de Oso. Y tanto prometerá que cumplir una mínima parte de lo prometido consternará. Dará a las reivindicaciones de un pueblo entero un matiz parcial y lamentable. Obligará a los más irreductibles enemigos a comulgar en un deseo secreto que hará saltar en pedazos a las patrias. Y lo conseguirá con sólo dejarse elevar por la palabra inmensa que se funde en la piedad y rueda en el odio. Incapaz de desfallecer, jugará el terciopelo de todos los desfallecimientos. Será verdaderamente elegido, y las más tiernas mujeres le amarán con violencia.

¿Cabe imaginar a Cándido Méndez, Ignacio F. Toxo, Mariano Rajoy, Alfredo P. Rubalcaba,  amados violentamente por tiernas mujeres? Quizá si eso ocurriera, en público, por descontado, se suavizarían los conflictos y se matizarían los males.

Sí, nuestros políticos y sindicalistas harían un gran favor al pueblo que dicen representar y favorecer sometiéndose a hipnosis.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s