La confluencia de los tiempos paralelos

Posted on

El Fin de los Tiempos y el Héroe

No suelo dar crédito a los anuncios sobre el cambio de los tiempos, con catástrofe incluida o sin ella. Pero tengo la convicción de que o cambian los tiempos o nos encontraremos en un gran lío. No tanto como propone un amigo, según el cual está a punto de producirse la confluencia de dos Tiempos Paralelos. Preguntado por la naturaleza de esos dos Tiempos, responde que es demasiado complejo para resumirlo en una conversación.

Hay “signos” que no dicen nada. Por ejemplo, las olas de frío, los maremotos, la histeria sobre las decisiones políticas o sobre las sentencias judiciales, la intensidad de la corrupción económico-política.

Hay otros que se expresan muy a las claras, a voces. La incompetencia de los gobernantes, el secuestro al que han sometido al sistema democrático, que sólo lo es para ellos, la impunidad de los poderosos del planeta en términos financieros e industriales cuando cometen errores o se aprovechan de las circunstancias para barrer para casa, la doctrina que cifra en el crecimiento económico la solución a los problemas de la Humanidad. Estos signos siniestros son los más graves. Luego hay una cohorte de pequeñas barbaridades de las que ya somos responsables cada uno de nosotros, ciudadanos corrientes y molientes, y que se resumen en los engaños y autoengaños para escaparnos de las responsabilidades de la vida cotidiana; en otras palabras, echar la culpa a otros de los males propios y ajenos.

Detenerse en la información (o lo que sea eso que publican) de los medios de comunicación es zambullirse en un estanque de gas metano líquido lleno de lianas a cual más venenosa. Como periodista es algo que me produce unas veces perplejidad, otras, ira. ¿Qué pretenden los responsables de los mass media? ¿Asustar? ¿Esclavizar mentalmente? ¿Sembrar la desesperación? ¿Convencer a las audiencias fieles de que están rodeadas de enemigos dignos de menosprecio?

No me extraña que una persona aprensiva dé rienda suelta a su imaginación, y llegue a convencerse de que el mundo está al borde del abismo.

Como no quiero pasar por un predicador ambiguo, voy a decir lo que me parece que sucederá en los próximos meses

Grecia regresará a su moneda propia. Incluso puede que sea expulsada de la UE.

España estará a punto de volver a la peseta o no tendrá más remedio que hacerlo.

La reforma laboral no servirá para casi nada, porque parece hecha a la medida de las grandes empresas, y el paro seguirá elevándose.

Esto último será una desgracia, pero las dos primeras previsiones beneficiarán a españoles y griegos, que estaremos en mejores condiciones para empezar una recuperación.

Una recuperación por completo ineficaz si se hace, según lo previsible, sobre el supuesto de un crecimiento económico indiscriminado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s