Una utopía realizada en el Minho: de la tradición a lo contemporáneo.

Posted on

Al fondo, invisible, el océano Atlántico
Al fondo, invisible, el océano Atlántico

Los griegos antiguos ya nos advirtieron sobre el engaño de las apariencias, algo muy digno de tener en cuenta en esta crónica que me dispongo a hacer sobre Portugal y ENCONTRARTES: Encontro das Artes da Tradição ao Contemporâneo, en el auditorio de Fontarcada del municipio de Póvoa de Lanhoso.

Las nuevas instalaciones del Centro de Criatividade, en las naves en desuso de un centro educativo.

El marco de ENCONTRARTES es la localidad citada, situada a pocos kilómetros al norte de Braga y por tanto cerca también de la frontera española con Galicia. Póvoa forma parte de la región de Minho, tiene más de veinte mil almas, distribuidas en dieciocho freguesías o parroquias, a lo largo y ancho de una serie de vallecitos de complicada orografía para las comunicaciones terrestres, entre campos de maíz, emparrados de los que sale el vinho verde, henares, hórreos de piedra berroqueña, bosquecillos de pinos, algún que otro carbalho o roble, y multitud de eucaliptus que no hacen ninguna falta en ese paisaje verde y húmedo, aunque supongo que habrá quien los aproveche.

Si se entra desde Verín, en Orense, por Chaves, o desde Tui, en Pontevedra, por Ponte de Lima, el escenario agrícola y geológico es exactamente el mismo. Y sin embargo, en los valles de Póvoa de Lanhoso y de otros municipios próximos crecen naranjos y olivos. Los huertos están llenos de grandes árboles poblados en estas fechas de naranjas que nadie parece aprovechar, porque las que se venden en los mercados vienen del Algarve. El clima, pues, debe ser favorable a estos cultivos mediterráneos, aunque es extremadamente húmedo, si bien las sierras protegen la zona de las galernas oceánicas, a sólo treinta kilómetros en línea recta.

Un naranjo al lado de un hórreo

La región está muy poblada, y ha sido uno de los grandes nutrientes de la emigración portuguesa hacia Francia, Suiza, Alemania y el Benelux. Esto salta a la vista en la arquitectura de los edificios en las freguesías, que parecen urbanizaciones, a veces de lujo, pero que son producto del duro ahorro de sus propietarios a lo largo de sus años de emigración. Braga y Oporto están unidas por una bulliciosa conurbanización de 60 kilómetros, a lo largo de la carretera nacional 14.

Circulando por las autopistas y carreteras de Minho y Porto y paseando por sus numerosas y bellas ciudades se observa un país próspero que no se diferencia en nada del tren de vida de España, salvo en la apariencia urbana, mucho más atractiva la portuguesa en relación con Castilla, y también con Galicia, aunque menos. El topicazo de entrar en una tierra distante décadas de la española es hoy insostenible. Dicen que este salto hacia la modernización de las apariencias es lo que ha inflado la deuda portuguesa, pero no creo que sea esa toda la explicación. Conviene no olvidar que el desempleo oficial allí está muy por debajo del nuestro, y eso significa algo.

Una estampa del mercado de la quarta-feira (miércoles) de Póvoa

Así pues, el Portugal que se ve es sólido y vital. Un paseo por los mercados semanales muestra retazos de la antigua imagen rural, con sus paisanas y paisanos de rasgos rudos, su cerámica popular, sus gallos polícromos (los vivos y los de barro) y sus bordados chillones. A mí esto me resulta reconfortante: comprobar que el vivero humano conserva su autenticidad casi intacta. Confieso que soy “eçaqueirosiano”.

Porque es este vivero humano el que nutre ENCONTRARTES.

La heroína María da Ponte, pistola en mano, encabezando la inauguración de Encontrartes

He anunciado en la entrega anterior que ENCONTRARTES ha albergado folklore, música y danza modernas, teatro, talleres sobre todas estas disciplinas, exhibiciones y realizaciones in situ de arte plástico, proyecciones de video, gastronomía y artesanía. Según su organizador y director del Centro de Criatividade, el gallego Moncho Rodríguez, los participantes activos en ENCONTRARTES rondarán las dos mil personas, más los visitantes pasivos, quizá otros tantos.

Si el curioso lector desea conocer detalles del Centro de Criatividade y sus actividades, pinche e indague. Me limitaré aquí a resumir las intenciones de quienes han promovido y llevado a cabo ENCONTRARTES.

Cristina Faria y Narciso Fernández, bien abrigaditos, porque en la nave hizo un frío polar, algo que no disuadió a los participantes y visitantes.

El objetivo, dicho en términos técnicos, era dinamizar, movilizar a una población rural (es una forma de hablar, porque el campo portugués es poco “rural” hoy en día), apartada de los circuitos por los que se supone que circula la savia de la cultura postmoderna. En términos humanos, ENCONTRARTES ha sido una fiesta popular concebida para que la población de Póvoa de Lanhoso descubra su venero de riqueza cultural, lo recoja y lo explote en su beneficio y en el de quienes, como mi mujer y yo mismo, hemos sido testigos y participantes en él.

El subtítulo de ENCONTRARTES es “encuentro de las artes, de la tradición a lo contemporáneo”. Lo que conserva una población antigua es su tradición vía folklore. El inicio de los tres días de ENCONTRARTES fue un desfile de diversos ranchos o agrupaciones folklóricas locales, con fanfarrias y gaiteros (de Braga). Encabezaba el desfile una encarnación de María da Ponte, una heroína local del siglo XIX, de características similares a Agustina de Aragón.

El público, divirtiéndose.

A primera vista la impresión era un pasacalles de coros y danzas. Luego, en el interior del magnífico edificio de Fontarcada que ahora es el Centro de Criatividade, se iniciaron las actuaciones de unos bailes populares que forman parte de la familia ibérica, porque los aires eran de jota o de muñeira, y las indumentarias similares y equivalentes a las de los charros salmantinos o los campesinos zamoranos. Entremedias, un grupo de concertinas marcaban las transiciones de una actividad a otra. Menciono, como ejemplo, las del primer día, jueves o quinta–feira, del 8 de diciembre, día de la Inmaculada: Fanfarria de Fontarcada, Gaiteiros de Braga, Rancho Fontarcada. Coro do Vale do Cavado, banda de Calvos (una de las freguesías), grupo coral Sobradelo, Sarau de Memória, Cantares ao Desafio (dos paisanos compitiendo con sus salmodias improvisadas que se respondían mutuamente).

Los dos paisanos de los Cantares do Desafio

Pero tras la primera impresión, en la sexta-feira y el sábado había una segunda. Un concierto de música moderna portuguesa (Cristina Farías e Narciso Fernandes, voz y músico prodigiosos de fado y otros géneros), oficinas (talleres) de yoga, de interpretación, de danzas orientales, de compotas, baile de salón aula de hip-hop, teatro Assédio de Porto con una obra de Harold Pinter, aeróbica de Covelas, Poética dos Objectos, Centro de Dança de Porto, teatro para jóvenes interpretado por ellos mismos (Cavalinho Azul), danza contemporánea de una escuela de Braga, concierto post-pop (The Soundmakers) y un fin de fiesta para chavales y chavalas de digeis o DJ.

Los chavales y chavalas degustando soupa.

Se ve en esta relación el anudamiento entre tradición y modernidad o postmodernidad. Y el trasfondo que sostuvo ENCONTRARTES y sostiene las actividades del Centro de Criatividade es promover la acción cultural de la población. A lo largo de tres días por el auditorio y las naves de Fontarcada pasaron todos y cada uno de los grupos e individuos que hacen algo en el ámbito de la creación artística, folklórica, artesanal y plástica en Póvoa de Lanhoso y alrededores. Los ciudadanos actuantes eran en su mayoría personas de edad media, aunque había muchos jóvenes, pero entre los espectadores predominaban los chicos y chicas de la zona, la mayoría estudiantes de secundaria, que tuvieron la oportunidad de ver, de presenciar, de comprobar que en su tierra se producía tanto y sobre todo mejor que lo que les muestran los medios de comunicación convencionales.

Fátima Moreira, Moncho Rodríguez y un desconocido (para mí)

El alma mater de este proyecto es Moncho Rodríguez, apoyado por la vereadora (concejala) de cultura de la localidad, Fátima Moreira.

Si el lector curioso desea conocer más sobre el Centro de Criatividade, puede hacerlo en el artículo de esta misma bitácora Menos mal que nos queda Portugal.

Una de las acciones de danza

Pero se ha de subrayar que la gran novedad, el mayor valor del Centro de Criatividade de Póvoa de Lanhoso no es su respaldo a la tradición y al folklore, ni su combinación con las expresiones modernas de la cultura, lo verdaderamente grande es el impulso, el empujón constante que hace a la creatividad personal y colectiva de los habitantes de Póvoa, no sólo libres de crear lo que les venga en gana, sino con los medios para hacerlo a su disposición. Cualquier ciudadano de Póvoa que desee experimental, indagar, fabricar o crear algo relacionado con el servicio cultural a su comunidad, sólo  tiene que ir al Centro de Criatividade y proponerlo. En el programa de ENCONTRARTES se resumen los propósitos extraordinarios, que suenan utópicos, alternativos, y aparentemente más propios de “indignados” que de ciudadanos convencionales: “Un auténtico ejercicio de fusión cultural, donde se mezclan creaciones y creadores, la tradición y lo experimental, la producción local en colaboración e intercambio con otras experiencias de dentro y fuera de Portugal… En este momento crítico de mudanza de los modelos sociales, el arte y la cultura pueden contribuir desvelando alternativas, abriendo caminos y capacitando a las nuevas generaciones, para la construcción de un futuro diferente, donde la creatividad sea la herramienta de los pueblos para vencer todas las crisis”.

Así sea porque así fue.

Galería de imágenes

El actor Pedro Giestas presenta una actuación
Un artesano de la madera
Una artesana de filigranas de oro. Póvoa tuvo minas explotadas ya por los romanos.
Antonia Bueno y Moncho Rodríguez
La banda de concertinas

 

Taller de bailes de salón

Un aspecto del interior del Centro de Criatividade

 

Fachada del Centro de Criatividade

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s