Briznas ardientes

Posted on Actualizado enn

Me va a permitir Bloomberg que, con todo respeto, reproduzca en esta bitácora una de las fotografías que ilustran su página web de hoy, 9 de agosto. Hela aquí.

European stocks fell for an eighth day, the longest losing streak since 2003, U.S. index futures erased earlier gains and oil dropped below $80 a barrel before a meeting of Federal Reserve policy makers. Treasuries pared losses, gold rallied and the Swiss franc strengthened.

Voy a usarla como base material de un argumento político, y no utilizo este adjetivo para huir de otro, “econónico”, porque no tenga ni idea de economía. La verdad es que no hace falta ser ningún especialista para darse cuenta de que la mayoría de los razonamientos que se cuelgan y se publican en medios solventes sobre el maremagno financiero son un cuento chino o palos de ciego.

Véase en la foto a un agente de cambio y bolsa (broker, le llaman los anglosajones, que suena a breaker, tropa de asalto, mamporrero de guerra) de la bolsa. Propongo una simple y única pregunta: ¿Qué está haciendo? Y como respuesta, otra pregunta: ¿puede un ser humano hacer algo sensato, prudente, creativo, honorable, feliz, útil para la comunidad, práctico, etc. con un teléfono en cada oreja?

Esta foto no es un símbolo, no es un estereotipo, fue tomada por Chris Ratcliffe uno de estos días, y su pie informa Traders work on the floor of the London Metal Exchange in London, U.K.

La economía del planeta se juega en las tropecientas bolsas que abren cada día en los cincos continentes, y las decisiones se toman de esa guisa, con un teléfono en cada oreja. ¿Puede sorprendernos que hayamos llegado al punto de confusión en el que nos encontramos?

¿Actúan los políticos de diferente manera? ¿Meditan a fondo las cosas antes de redactar un diktat?

Aparentemente, sí. Por ejemplo, dicen que el presidente Zapatero telefoneó el otro día al presidente Obama para hablar del terrible asunto. Según Moncloa, “Zapatero y Obama se han centrado en dos temas fundamentales: la evolución de los problemas de la deuda en Europa y en Estados Unidos, y el crecimiento de la economía mundial. ”

Esto es para echarse a temblar. Me figuro que el presidente Zapatero, licenciado en Derecho, habrá aprendido algo de economía durante su mandato, bien que la ejecución de esas ideas en la práctica evidencia que o ha adquirido una idea muy mala o no ha adquirido casi ninguna idea. Así que el símbolo del fracaso económico de nuestro país intercambia reflexiones con el símbolo del gran follón en los Estados Unidos. Como decía mi padre, ¡Dios nos coja confesados!

Me fastidia recurrir a la ironía, pero, ¿qué otro recurso nos queda a los mindundis?

Mientras tanto, grupos de jóvenes ingleses se amotinan y aprovechan para obtener botín. La ensalzada piratería británica del Caribe estaba formada por elementos semejantes. Este fin de semana, al parecer, se ha producido un altercado entre jóvenes turistas franceses e italianos y la policía catalana en no sé qué ciudad costera, porque los chavales se habían tomado al pie de la letra eso de venir a España ha desmandarse.

Lejos de mí la tentación de atribuir a una juventud desmoralizada y amoralizada la responsabilidad de estos desmanes. Los protagonistas de esta piratería son grupos de bucaneros urbanos que, aítos de estímulos consumistas y sin una maldita libra en el bolsillo, se han tomado en serio eso de hacéos ricos,vivid como príncipes porque tenéis derecho a ello. Sencillamente han interpretado en su coherencia más brutal los mensajes publicitarios.

Pero, y ahora viene la juventud indignada, ¿cuánto tardarán las masas desarraigadas, menoscabadas, burladas, en perder la paciencia y lanzarse a saquear las ciudades?

Vivimos unos tiempos de urgencia como hace décadas no se vivían. La economía, hecha unos zorros; el desempleo, por las nubes; la educación y la formación, arrastrándose por la moqueta; los financieros, protegiendo su patrimonio producto de la expropiación de los infelices contribuyentes; los chinos, hasta las narices de que el capitalismo esté exclusivamente en manos de los yanquis y de los europeos; millones de africanos pasando hambre una vez más y arrastrando una vida de recluso perpetuo en campos de concentración humanitarios; los políticos, viéndolas venir y hablando entre ellos por teléfono… La lista llenaría varios posts.

Briznas ardientes revuelven los aires,

nubes oscuras nos impiden ver.

¿A las barriadas? ¿A los parapetos?

¿Por el triunfo de la Confederación?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s