El Sistema contra El Sistema

Posted on Actualizado enn

La lucha de los Antisistema con el Sistema

El viernes, día 10, la página de la Asociación de la Prensa de Madrid publicaba una información de Xose Martín con este titular:

Los indignados madrileños critican la cobertura informativa que están dando los medios españoles y ensalzan la de los extranjeros

Inserté un comentario, que ha recibido 50 puntos negativos. Considerando que la han leído (o abierto) 4100 veces, es una cifra que no incomoda.

Pero muestra la ingenuidad que yo resaltaba: la de aquellos que se rasgan las vestiduras porque los mass media tengan intereses e ideologías.

El porcentaje, 50 de 4100 (1.2%), podría muy bien aproximarse al de los utopistas de baratillo que han tomado las plazas de algunas ciudades españolas en las últimas semanas, en relación con la población que habita España.

Subrayo lo de utopistas, porque detrás de ellos (escondidos tras esa pequeña masa) se encuentran a mi entender los radicales, los antisistema, los que de verdad se toman en serio el darle la vuelta a la tortilla. Es una fracción de la sociedad, pongamos que menos de un 0.1 por ciento.

Pero todavía hay un nivel de ocultación más profundo. Es el de los que agitan al servicio de un interés oculto.

¿Qué interés? No lo sé. Sólo puedo imaginarlo: uno o varios partidos mayoritarios, el ministerio de Gobernación (Interior, se le llama ahora), industriales o financieros con ganas de que estalle la camorra porque creen que podrán aprovecharla…

Que las últimas muestras de agitación están atizadas, programadas y pagadas está más claro que el agua. Insisto que lo que nos falta saber es la mano oculta.

Imagino a los utopistas (ese 1,2 por cien de la población) perplejos e incluso indignados por los asedios de los que dicen actuar en nombre de los indignados.

Razones no les faltan (a los indignados y a los que actúan falsamente en su nombre). La clase política ha ignorado olímpicamente las demandas públicas y publicadas. El Sistema (el de Mario Conde y el de todos los demas) ha permitido el desahogo de los jóvenes y no ha movido un centímetro su derrota por el camino del interés particular de los favorecidos y privilegiados.

La primera vez que colgué un comentario sobre los indignados fue para manifestar mi sorpresa por la falta de impacto en los mass media. No fui el único sorprendido, porque en seguida fueron elevados a las primeras páginas.

Luego vino la ascensión, descomposicióin y caída del movimiento, según un programa advertido por este que suscribe y algunos más.

Sigo sin tener claro que el 15 M vaya a pasar a la historia como una anécdota. Es sólo un síntoma, el primer síntoma de una enfermedad social. Y aquellas mentes turbias que creen poder manipular a los indignados jóvenes y no tan jóvenes se acabarán llevando una ingrata (para ellos) sorpresa.

El utopismo es inocuo en una sociedad con las necesidades primarias cubiertas. Pero si esta extraña crisis hace más mella de la que se puede soportar, los estallidos de violencia no podrán ser controlados con gases lacrimógenos.

O empezamos a tomarnos en serio que la crisis política que padecemos tiene que abordarse a fondo, sin ambages, sin gorgoritos filosóficos.

Anuncios

2 comentarios sobre “El Sistema contra El Sistema

    Olmedilla escribió:
    16/06/2011 en 10:28

    La crisis del capitalismo, su posterior infame refundación… se inyecta de dinero público a los bancos y ahora que los hipotecados están endeudados se viene encima el jaleo… la mayoría de los que apoyan el 15-M quieren que cambie el sistema, pero no son anti-sistema. Como bien dices esos son una proporción muy pequeña, ahora, hay que ver cómo algunos de nuestros políticos se lanzaron a la yugular y generalizaron la agresión. Algo tiene que cambiar (por inercia, si acaso).

    Joan M escribió:
    03/07/2011 en 11:52

    Me gusta tu forma de ir dejando caer pensamientos, formas de ver las cosas desde una perspetiva herterodoxa (si es que la doxa la detenta alguien aparte del dinero). Estas contribuciones generan otrar opinión pública, otro relato de la sociedad más acorde con lo que parece que ocurre en realidad. ¿Cómo se podría abrir a mucha gente, si la mayoría no pasa de consumir basura? Por muy difícil que me parezca, sigo viendo por ahí la línea del futuro viable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s