Democracia real ya. Muy bien, pero, cómo

Posted on Actualizado enn

El mercado, caótico y multicolor

Confieso que me ha sorprendido el salto a la actualidad del movimiento Democracia Real Ya, o 15-M. La perplejidad se debe a una duda: ¿han ocupado primeras planas de diarios impresos, grandes espacios (y hasta directos) en telediarios, y constantes conexiones y referencias en informativos y tertulias radiofónicas por méritos propios, o empujados por la voracidad mediática, que ha encontrado en los jóvenes airados un tema suculento? En otras palabras, ¿el movimiento ha crecido por sí mismo o le ha ayudado significativamente el frenesí mediático?

Porque si la suma total de los jóvenes airados que ocupan plazas en ciudades españolas es considerable, no es abrumadora o digna de atención social obsesiva.

En la plaza de Zocodover de Toledo, donde he estado por motivos teatrales, he tenido oportunidad de escuchar una asamblea de unos cincuenta jóvenes la noche del jueves al viernes, y luego cenar con un grupo de los responsables del movimiento en Toledo.

Resumo las impresiones que he extraído de estas experiencias, a falta de información sólida y contrastada.

Me ha parecido que la rebeldía de los chicos es espontánea y está fundada en la suma de frustraciones y decepciones que les proporciona la sociedad en la que se han educado para ser hombres (y mujeres, hay cantidad de chicas) de provecho. No han sacado ningún provecho de casi nada, porque el parasitismo que se ven obligados a practicar no es nada estimulante, y sienten rabia. Les ofende la hipocresía de los políticos, la cara dura de los grandes banqueros y la mancha de aceite de la corrupción.

Las intervenciones en la asamblea eran propias de un grupo de personas bienintencionadas, respetuosas y tremendamente ingenuas. La utopía y la juventud suelen hacer buenas migas. En un momento un tipo mayor tomó la palabra diciendo que si se iba a votar lo que se tenía que hacer (manifestarse, no manifestarse, etc.) se largaba de inmediato, porque a él nadie le imponía consignas. Esto levantó aplausos.

Los muchachos que yo vi estaban en contra del sistema, no eran antisistema, pero están convencidos de que hay que cambiarlo. Sin embargo, no tenían ni la menor idea de qué hacer para cambiar el sistema, en lo cual no se diferencian del resto de los ciudadanos como usted o como yo. Tampoco parecían tener una idea clara del nuevo sistema que debería instalarse.

Durante la cena en una tasca siria, expuse a uno de los chicos que se sentaba a mi lado que en mi opinión un movimiento de transformación social  se disolvería como un azucarillo a no ser que tuviera, uno, financiación, dos, dirigentes eficaces, tres, un programa político, y  que yo no veía nada de esto en el movimiento del 15-M. Me dio la razón, pero a la vez dijo que el 15-M era diferente a todo lo que había surgido a todo hasta la fecha. La utopía admite las contradicciones.

Pero el hecho de que no sean objeto de manipulación (o al menos, que no lo parezca) no quiere decir que no haya intereses deseando manipularlos e intentando hacerlo. En la evolución de la información sobre el 15-M en los mass media se ven nítidamente los intereses en juego. Las izquierdas institucionalizadas (en fin, es una manera de hablar puramente topológica) se mueren de ganas por arrimar el ascua de la rebelión a su sardina, pero no saben cómo engatusar a los jóvenes airados. La derecha de pronto ha sentido pánico a que los reptiles que movilizaron contra ella a la población en marzo de de 2004 vuelvan a intentarlo.

Aunque la grave incógnita es qué pasara con el 15-M el lunes 23 M. Lo más probable es que decrezca hasta desaparecer, y que de sus brasas nazcan grupos extraparlamentarios cuyos dirigentes acabarán haciéndose parlamentarios. Mientras tanto, el sistema, continuará tambaleante, corroído, balbuciendo más hipocresías, pero vivo. Porque mientras no emerja otro sistema, el vigente no puede desaparecer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s