Drácula

Posted on Actualizado enn

Esto no es una crítica ni una reseña del espectáculo Drácula, producido por Ballets de Teatres de la Generalitat. No puede serlo porque yo he asistido como mucho tres veces en mi vida a un ballet, y no aguanto más de cinco minutos las retransmisiones de este arte en la televisión. Así pues lo que aquí queda escrito son las impresiones que me produjo Drácula, coreografiado por Ramón Oller, empleando música de Michael Gordon, Karl Jenkins, Zbigniew Preisner y Dimitri Shostakovich, y sacándole un excelente partido a la escenografía de Santiago Carreguí y a los diseños de Eusebio López.

Bien. Antes de alzarse el telón se escuchan gemidos de lo que cualquier mente, incluso la menos calenturienta, identifican con las de amantes en un coito. Sube el telón y se ven en la penumbra a media docena de doncellas colgando del techo; y, en el suelo, centrada, a otra que sale de una bañera llena de líquido rojo. Erotismo poco sutil.

Se tiende una pantalla en la que se proyecta un palacete y un jardín. En el interior del palacete se ve a una mujer vestida “a la antigua”, en el jardín danzan cuatro hombres que tanto puede ser seminaristas, como sacerdotes como protagonistas de Mátrix, sotanas de riguroso negro con forro encarnado-sangre.

Según la explicación de Ramón Oller, la mujer vestida a la antigua es “la Condesa Sangrienta, rodeada de aquellas pubescentes que asesinó para utilizar su tejido fluido [sic] como elixir de la imperecedera juventud”. Y los curitas, “la tribu que chupa la sangre de la bondad”.

Lo que sucede a continuación, lo resume de esta manera mi nula formación en la disciplina de la danza : aparece  un tipo con abrigo gris que debe ser Drácula, a su alrededor danzan hombres y mujeres vestidos de negro, salen los hombres, se quedan las mujeres, sale Drácula, entran los hombres, salen las mujeres, se retuercen, saltan, dan patadas, se echan al suelo, hacen piruetas.

Poco a poco me voy dando cuenta de que dos danzarinas destacan sobre las demás. Una es rubia, la otra morena. La rubia es la única que viste de color (no negro). Las dos parecen disputarse a Drácula, que se deja querer como un macho astuto. A todo esto, siguen los chicos y las chicas de negro saliendo, entrando, pegando saltos y haciendo contorsiones.

Llegado el momento, al fondo del escenario aparecen dos grandes sofás de orejas. Por la izquierda del escenario sale la chica rubia vestida de novia (blanco), por la derecha (por dónde si no), Drácula y su novia de negro. Según el texto de Oller, la novia de negro es la malvada Erzsébet, la de blando, Helena. Tan pronto llegan a los sofás, Drácula abandona a su novia perversa y empieza a cortejar a la divinal Helena. Erzsébet da muestras de hondo malestar, de celos, de cabreo, pero se aguanta. Drácula intenta morder en el cuello a Helena, pero esta no se deja; se persiguen por el escenario, pero la bella es inaccesible.

Nuevo cuadro de chicos y chicas haciendo piruetas y cayendo poco a poco al suelo, muertos por la acción de la perversa Erzsébet con una larga pértiga .

Epílogo. Salen de nuevo Drácula y Helena, encandilados. La perversa Erzsébet se dirige a ellos y los ensarta a ambos lados de la pértiga. Nuevos gemidos, que ahora son estertores. Fin de la obra.

Esto no ha sido una crítica ni una reseña, es evidente. Pero aunque no esté capacitado para hacer eso, sí que puedo reconocer la profesionalidad y el buen trabajo de un espectáculo. El Drácula de Oller es excelente, y tanto los bailarines como los iluminadores como los escenógrafos estoy seguro que se encuentran a la altura de lo que puede verse en los teatros europeos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s