Mirando hacia delante con ira

Posted on

“La clase obrera usa en el socialismo las fuerzas de la naturaleza en beneficio del ser humano”, Mural de José Renau en la RDA

Preparación para las elecciones locales y federales. Empacho de demagogia de mercadillo. El disparate elevado a la categoría de escaño o concejalía. Tentación de enviar a todo y a todos al Infierno.

Un amigo del grupo “rebelde” (que no antisistema o revolucionario) proponía meter un papel rojo o negro en el sobre y echarlo en la urna. Como campaña sería estupendo, los votos en rojo o en negro. No sé si daría resultado, porque al final uno se toma la molestia de ir a votar para algo, y la protesta anónima tiende a perderse.

El problema de un gran número de españoles y de extranjeros con derecho al voto es a quién entregar su confianza. Es una cuestión casi insoluble. Si ya es arriesgado confiar en la esposa/el esposo, un amigo/una amiga, un socio/una socia, ¿qué decir de un tipo al que ni conoces ni probablemente saludarás en tu vida?

Busco razones para votar. Sólo encuentro las de la rabia y la autoafirmación, que no nos tomen por idiotas; de ahí lo del voto en blanco, en rojo o en negro.

Observe cada cual su pueblo, su barrio, su estadillo federal. Desolador panorama. Aquí, en la federación valenciana (broma en minúsculas, no vaya alguien a tomárselo en serio), miramos a la derecha y encontramos a Calibán escondido tras la túnica de Próspero. Cada vez que escucho y veo un corte de voz electoral de quienes nos gobiernan, me entran ganas de santiguarme y pedir al Cielo que se los lleve al Infierno por mentirosos, hueros y bandidos. Cuando el vocero es de la izquierda (¿por qué le llaman izquierda cuando tienen alma de Medusa?), me echo a temblar. Si es una película de risa que nos gobiernen quienes nos gobiernan, la llegada al poder de la oposición sería lo más parecido a una astracanada. Sin embargo, me parece tan necesario desplazar a los que ordeñan a la vaca, que, menos votar a la oposición, estaría dispuesto a vender mi al un diablillo moscón.

Tengo ya sesenta y un años. Espero irme a la tumba después de haber sido testigo de un cambio de régimen. No es que me ilusione mucho la perspectiva. Pero el pequeño cataclismo que se creará merecerá la pena vivirlo, para ver a las sabandijas correr desesperadas, buscando un traje nuevo gratis a izquierda y derecha y centro y donde sea.

Líbrenos el cielo de los déspotas, ya que nosotros somos incapaces de hacerlo.

Claro que, también resulta un poco escapista:

Llamé al cielo, y no me oyó,
y pues sus puertas me cierra,
de mis pasos en la tierra
responda el cielo, no yo.
Anuncios

2 comentarios sobre “Mirando hacia delante con ira

    peter escribió:
    26/04/2011 en 17:41

    Lo de ir a votar es una obligación, o deberia serlo. Hoy por hoy no tenemos grandes políticos y tampoco hay agallas en nuestra política ni en nuestros políticos sean del signo que sean, lo cual genera mediocridad, miedo a la hora de legislar y sobre todo falta de IMAGINACIÓN para construir una sociedad que se sienta atraida e interesada en participar activamente. Mientras la política sea cosa de señoritos y abogados… Lo tenemos clarito.

    P.D.: Tal y como van las cosas deberiamos votar con nuestro móvil, por internet con el DNI o NIF…

    Saludos

    oliverrock respondido:
    28/04/2011 en 07:46

    El amigo Peter ha dado en el clavo.
    Tendríamos que votar con el móvil.
    O, en su defecto, añado yo, en un Centro Comercial, donde se habilitaría en la puerta principal una mesa electoral.
    Puesto que la democracia realmente existente se basa en el mercadeo, qué mejor lugar para “ejercerla” que en un súper, híper o sencillamente en un mercado de barrio.
    La sugerencia del teléfono móvil es una excelente metáfora de nuestro tiempo. Ya que pagamos voluntariamente por llevar en el bolsillo una sanguijuela, podíamos utilizarla para ese ejercicio tan paradójico de la sociedades occidentales: la de meter la voluntad de los ciudadanos en una caja para que la casta de profesionales de la compraventa de votos la utilicen en sus trapicheos. Democracia digital, en todos los sentidos, el figurado y el real.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s