INVENTEMOS UNA ESCOBA PARA BARRER A TODOS LOS HOMBRES DEL REY

Posted on Actualizado enn

Leo esta convocatoria en Agenda Urbana de Valencia, edición digital:

Demagogia política y corrupción moral en la democracia contemporánea: Todos los hombres del rey. Sexta sesión del ciclo de cine y debate “Retratos de una ambición: políticos, campañas, elecciones y parlamentos a través del cine”

Me desconcierta que se realice en el MUVIM , Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad, una engañosa (aunque valiosa y encomiable) institución dependiente de la Diputación Provincial: no es museo, y la Ilustración y la Modernidad son una fachada retórica.

Me digo, merece la pena ir. Así podré conocer quién lo promueve y qué dice.

Me intrigan estas dos incógnitas, porque el panorama político español se ha convertido, y desgraciadamente no es una metáfora exagerada, en una charca de corrupción y de falsedades.

Mientras me traslado en bici, barajo posibles explicaciones a la actividad programada: puede ser un acto de hipocresía, de cinismo, de ambas cosas a la vez, de ingenuidad (por parte de los ponentes, y ya sería raro) o de provocación (aún más raro). Desde luego, no es una actividad natural o neutral o espontánea. ¿A qué responde, pues?

Atravesando el barrio del Carmen y el de la Seda (salpicadas sus calles más decrépitas de prostitutas, ¡menudo escenario para una película sobre corrupción!) me sigo haciendo preguntas. ¿Será acaso este ciclo de cine y debate una actividad encubierta, al estilo de las que se hacían durante el franquismo? Entonces aprovechábamos cualquier excusa cultural o noticiosa para organizar un acto en el que todos sabíamos que la materia de análisis o de debate era la dictadura, no el título anunciado.

Pero la posibilidad me parece remota. Ahora todo el mundo puede decir lo que quiera, sin jugarse la cárcel. Claro, que hay otras cosas en juego casi tan malas como la cárcel: el puesto de trabajo, la poltrona, la cátedra ¿Serán los ponentes capaces de morder la mano que les paga (porque les paga), hablando claramente de lo que todo el mundo ve y muchos experimentan, la corrupción y la falacia en la cosa pública?

El salón de actos del MUVIM está prácticamente lleno de individuos adultos. Presentan la película en cuestión (Todos los hombres del rey, Steven Zaillian, 2006) dos profesores universitarios, uno de Valencia, otro de Alicante. Se expresan admirablemente bien. Enmarcan la película y la novela en la que se basa en la historia moderna y en la historia del cine; definen la acción, los personajes, hacen apuntes que muestran lo preparado que llevan el asunto.

Es toda la conclusión que puede sacarse de su discurso, que son buenos profesores (que ya es bastante). Nada más.

Ni una referencia a España, y menos, a la Comunidad Valenciana.

Empieza la película. Me marcho. No puedo quedarme al coloquio por razones de horario. Ignoro si habrá salido  a colación aquello que todos los ciudadanos presentes en la proyección viven, padecen o se benefician: la corrupción, la hipocresía, el cinismo de la clase política. Me marcho sin saber si detrás de esta convocatoria hay alguna intención saludablemente perversa.

La palabra promete y compromete. A todos, a los políticos y a los que como muchos de los que nos expresamos en bitácoras, denunciamos la falta de vergüenza de nuestros dirigentes.  Los catedráticos que han presentado esta película sobre la corrupción política lo saben. Por eso se han ahorrado palabras sobre la situación actual.

La palabra promete y compromete. ¿Seremos capaces los ciudadanos de unirnos en el compromiso de limpiar el escenario político de corrupción y falsedad? Y no estoy proponiendo ninguna opción política nueva supuestamente libre de tentaciones. Me refiero a una acción en la que participen ciudadanos de todas las adscripciones, creencias, ideologías. Se trata de buscar el modo de garantizar que la democracia se lleve a cabo, que las leyes las cumplan los más obligados a hacerlo, que se persiga al político sinvergüenza, al ladrón, al mentiroso, al chulo, Están a nuestro servicio. Les votamos para eso. No podemos consentir que se aprovechen de nuestra confianza.

¿Seremos capaces de coger la escoba y barrer a todos los hombres del rey?

 

Anuncios

4 comentarios sobre “INVENTEMOS UNA ESCOBA PARA BARRER A TODOS LOS HOMBRES DEL REY

    Carlos Flores Juberías escribió:
    07/04/2011 en 05:58

    Estimado Sr.:
    Me permitirá que le diga por este conducto que al fin y al cabo ha habilitado vd. para ello, tres cosas que seguramente le sorprenderán.
    La primera es que el ciclo de cine “Retratos de una ambición: políticos, campañas, partidos y elecciones vistos a través del cine” a la mitad de cuya última sesión asistió vd. el pasado día 30 no tenía ni trampa, ni cartón. Ni se trató de una actividad clandestina por parte de los organizadores para atacar al régimen so pretexto de ver unas películas, ni de un acto de hipocresía por parte de la Diputación de la que depende el MuVIM, ni de un ejercicio de cinismo con el que burlarnos del público que nos acompañó durante esos seis días. Fue, ni más ni menos, lo que en el programa de mano se publicitó desde el primer día: un intento de penetrar en el modo en que el cine ha querido retratar a la clase política, y de debatir sobre lo que ello os enseña sobre ésta, y también sobre aquel, incidiendo sobre la base de seis excelentes producciones en aspectos tan relevantes del proceso político como el papel de la imagen, la influencia de los medios, las fronteras entre la moral privada y la vida pública, la importancia del dinero en la política, la supervivencia del caciquismo, o la creciente presencia de la mujer en la vida política. Que a vd. esto le parezca o no suficiente motivo para organizar una actividad de estas dimensiones me trae francamente sin cuidado: a las Cortes Valencianas, a la Universidad de Valencia, al MuVIM, a los seis ponentes que participaron en él, y al centenar y medio de asistentes que se inscribieron sí se lo pareció, y a mi me basta con ello.

    Carlos Flores Juberías escribió:
    07/04/2011 en 06:05

    La segunda cosa que le sorprenderá, es que no todos los habitantes de este planeta nos levantamos cada mañana con el pensamiento puesto en si a Paco Camps le regalan o no los trajes. Algunos creemos que si la corrupción se haya instalada entre nosotros, no lo está mucho más que en otros contextos geográficos o en otros momentos de nuestra historia. O aunque no pensemos de este modo, no por ello dejamos de dedicar nuestro tiempo y nuestro esfuerzo a aquellas cosas que nos interesan e interesan a otros. Cuando yo quiero discutir de política local o nacional, lo hago con mis amigos y con mis colegas, o lo hago desde las páginas de la prensa en la que recurrentemente escribo. Y cuando quiero montar un ciclo de cine con una película sobre el caciquismo en el Sur de los Estados Unidos, lo hago (y punto) sin que me remuerda la conciencia (lo más mínimo) que en ella no salgan ni Camps, ni Fabra (ni Luna, ni el Alcalde de Benidorm).

    Carlos Flores Juberías escribió:
    07/04/2011 en 06:16

    Y la tercera cosa que le sorprenderá –corrijo: que le anonadará–, es que ni la entidad organizadora (el MuVIM, dependiente como bien sabe de la Diputacion Provincial, en manos del PP), ni la principal institución subvencionadora de la actividad (Les Corts Valencianes, igualmente en manos del PP) han tocado ni un punto ni una coma del proyecto que en su día se les presentó. Es más: no han tocado ni un punto ni una coma de las 220 páginas del libro que lo acompaña, y no han mostrado hacia este proyecto y quienes lo hemos puesto en marcha más que respeto, y apoyo.
    En todo caso, si sus quehaceres le hubieran permitido quedarse a ese -o a cualquiera de los debates precedentes- habría podido comprobar como ese clima de respeto del MuVIM hacia los organizadores del ciclo, se reprodujo entre estos y el público asistente. Le tendré avisado de la próxima vez que nos pongamos a ello.

    José J. Sanmartín escribió:
    07/04/2011 en 07:16

    Estimado amigo: Como ponente de la sesión del ciclo RETRATOS DE UNA AMBICION, celebrada el 30 de marzo de 2011 en el MUVIM de Valencia se analizó, efectivamente, la película ALL THE KING’S MEN dirigida por Steven Zaillian en 2006. Lamento profundamente que usted únicamente haya permanecido a la breve presentación de la película pues, como dice, se marchó acto seguido. Tras la proyección del filme, tuvo lugar un magnífico debate, gracias a las numerosas intervenciones del público, absolutamente motivado y donde la libertad de expresión primó por encima de todo. Se trataron todos y cada uno de los temas planteados por los ciudadanos, sin ninguna restricción y con absoluta libertad. Y, sinceramente, las intervenciones del público fueron -todas ellas- excelentes, profundas, rigurosas. Desde la mesa se atendieron sus propuestas, sus preguntas, sus consultas (y aquí debo elogiar la profesionalidad y el rigor del director académico del curso). Concluido el largo debate en el MUVIM (y el comportamiento del personal del MUVIM fue impecablemente profesional, de altísima calidad, muy atentos a que todo saliera bien), continuamos hablando del tema con grupos de asistentes primero en el vestíbulo y luego, ya de noche, en la misma calle. Fue, al menos para mí, una experiencia humana y democrática que solo puedo calificar de maravillosa. Y ello, lo tengo claro, gracias a un público numeroso, inteligente, cívico que, desde la más exquisita buena educación, demostró su compromiso por la ética pública y la libertad. Espero que la próxima vez contemos con su presencia y participación. Un cordial saludo.
    José J. Sanmartín
    Profesor de la Universidad de Alicante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s