DIVAGACIONES EPIFANIAS

Posted on

El lío del tabaco

No soy fumador, y la Ley Antitabaco todavía en ebullición, me afecta por pasiva. Encuentro, sin embargo, razonable que se proteja la salud de los que no fumamos y se incite a quienes lo hacen a dejar de hacerlo.

No voy a entrar en consideraciones legalistas porque carezco de la formación precisa, y porque no me he leído la ley ni tengo intención de hacerlo.

Entiendo, pero, que el escándalo en torno al asunto se debe a razones del tipo: el astuto gobierno nos quiere distraer de otros asuntos más inquietantes, o carguemos contra él porque parece que se ha pasado de castaño oscuro en cuestiones impositivas. Es decir, ya que nos da la oportunidad,  tundámosle a garrotazos.

Otra causa veo no obstante, a mi parecer más grave y abrumadora: la falta de equidad.

Si por pillar a un individuo o individua fumando en una cafetería, el Estado le va a poner una multa que le va a dejar temblando, incluso al tabernero que no se ha echado sobre él con una manta o con un extintor, ¿qué excusa tienen otros individuos o individuas que no cumplen otras leyes mucho más serias y de consecuencias mayores, para salir indemnes de toda persecución?

Verbigracia: los gobernantes que se pasan leyes por montera (caso sentencias del Constitucional); los ciudadanos que se lucran a costa de la debilidad o la codicia de la masa; los políticos corruptos en connivencia con funcionarios o empresarios ávidos de riqueza; las cadenas de televisión que nos inundan de publicidad, ignorando las normas que les afectan.

Hay montones de delincuentes a quienes el Estado, la Justicia, no persigue sencillamente porque no le da la gana, o porque es más fácil poner una multa de tráfico o antitabaquista.

La falta de equidad es un fenómeno especialmente perverso, porque socava calladamente la confianza en las instituciones. ¿Cómo quiere en Bien Público promover la probidad ciudadana saltándose la ley a la torera él mismo, o sea, siendo Mal Público?

Estas aparentes tonterías son las que echan la simiente de revueltas que prenden y aturden a la sociedad.

Gaste usted, contribuya a superar la crisis

Sueñan los comerciantes con vender en rebajas más que el año pasado, ya que en la Pascua de Navidad la gente se ha tentado bien el bolsillo.

Dicen que esto es bueno para ellos y para la economía, que se reactivará, porque la población pondrá dinero en la calle, como quien echa a correr en una maratón y arrastra a un grupo de amigos, aunque ninguno llegue a la meta.

La crisis significa que hay mucha gente sin trabajo, que se ingresa menos dinero y que se consume menos. Un círculo vicioso del que se sale tan misteriosamente como se entra.

Yo siempre he desconfiado de las características que se atribuyen a esta crisis, la más fuerte desde la de 1929, la que a más personas afecta, la que puede dar al traste con monedas y naciones… Esto es una solemne estupidez o una mentira flagrante. ¿Dónde están las revueltas? ¿Dónde los asaltos a almacenes de alimentos? ¿Dónde el aumento exponencial del crimen urbano y rural? ¿Dónde las masas famélicas?

De acuerdo, muchos lo están pasando mal, a los que tenemos empleo nos están bajando el sueldo y a todos nos van a hacer pasar por las horcas caudinas de unas relaciones laborales menos complacientes.

Esto y no otra cosa es el sentido de la crisis, prepararnos para otro reparto de la riqueza. No es que nos vayan a dejar en cueros a los ciudadanos sin grandes posesiones. Tan tontos no son. Pero algo traman. Quizá algo que ni siquiera ellos saben cómo va a resultar. Los superfinancieros y los políticos occidentales están especulando. Saben que juegan con fuego, por eso son cautos. Aunque emplean a fondo sus fuegos artificiales mediáticos. Por ejemplo con

La estafa de la jubilación a los 67

Nos suelen inundar las Instituciones Estadísticas con una tormenta de datos sobre las malas circunstancias y nada buenas perspectivas económicas y sociales. Tantas sifras echan sobre nosotros que empezamos a ver que muchas o son falsas o son inventadas o son erróneas.

Pero donde hay una verdadera estafa estadística es en la historia de la edad de jubilación. ¿Alguien sabe cuántas personas con 65 años se jubilan cada año en Europa?

Por favor, que lo diga.

Y también que añada la proporción de individuos e individuas que llegan a esa edad con un puesto de trabajo, excluyendo a funcionarios civiles y militares, en relación con los que se han quedado sin empleo antes.

Además, ¿a quién esperan convencer sobre la imperiosa necesidad de elevar la edad de jubilación y sus mecanismos, a idiotas o a ciudadanos votantes y sonantes?

Hombre, por favor, si los cuatro millones y pico de parados no se han alzado en revolución no ha sido sólo por falta de agitadores, sino también porque muchos están trabajando, Claro, en negro, sin cotizar a la Seguridad Social. Y los becarios de treinta y tantos años, tampoco. Y los jóvenes más jóvenes, tampoco. Y así hasta llegar a una cifra millonaria.

A ver, señores políticos y economistas, ¿qué jubilación les va a quedar a estas personas cuando les llegue la edad, si es que les llega?

¿Qué está pasando de verdad, señores políticos? ¿Qué se traen ustedes entre manos? ¿Por qué han puesto en la calle a decenas de miles de experimentados empleados con 50 años, si no es sólo para sustituirlos por jóvenes a quienes es más fácil engatusar y explotar?

Por favor, los cuentos de Caperucita, a los niños malos.

Anuncios

4 comentarios sobre “DIVAGACIONES EPIFANIAS

    Antoñita escribió:
    08/01/2011 en 09:21

    Me gusta tu ironia analítica, cada vez expuesta con mayor fineza.
    Si escribieras en un medio con alta audiencia, muchos lectores te lo agradecerían. Así, al menos te lo agradecemos la elite que tenemos el placer de leerte.

    oliverrock respondido:
    08/01/2011 en 10:48

    Chaval, no te devanes los sesos ni le busques explicaciones ocultas a un hecho que es nítido como el aire. Los que dominan, gobiernan y son ricos quieren a toda costa seguir dominando, gobernando y siendo ricos. La “crisis” que nos sacude la han creado ellos, su codicia, su imprevisión, su ambición. Y no ven otra manera de arreglarla que reservándose la exclusiva de las decisiones políticas y económicas. Esto no puede acabar bien. Ellos lo saben, pero mientras no les pare los pies la realidad (sea eso lo que sea), no cederán,
    Y esto no es ninguna proclama revolucionaria. Es simplemente, un lamento. Claro que, peor lo tienen los que no son occidentales, aunque parezca que su economía crece; claro, la de sus clases dirigentes.
    Segismundo Bombardier

    oliverrock respondido:
    08/01/2011 en 19:25

    Amigo Bombardier,
    no les va a parar los pies la realidad, sino la necesidad. Además, tendrás que admitir que nosotros (los que no somos ni ricos ni poderosos) hemos contribuido mucho a la actual “crisis”, al dejarnos llevar por la cómoda senda del consumismo y el gasto. Los que cayeron en la trampa sin tener recursos, lo están pagando duro ahora. Pero, ¿y los gobiernos?
    La pregunta es qué puede pasar si un estado dominante, como los EE UU o la China, entran en quiebra porque no pueden pagar (o cobrar) la deuda emitida (o comprada).
    He leído en la prensa norteamericana que Obama está trabajando desesperadamente para consensuar con los republicanos y con los grandes empresarios (se reunió con diez de ellos el 16 de diciembre) un reajuste de los impuestos. Quieren empezar con los corporativos, y los empresarios están frenéticos. Compara estas cifras y pásmate: “Corporations paid $225 billion in income taxes in fiscal 2009, compared with $1.2 trillion paid by individuals, according to the Internal Revenue Service.”
    ¿Sabes cuántos euros pueden ser 1,2 trillones de dólares? Es una cifra mareante, y sólo sale de los bolsillos de los contribuyentes norteamericanos censados en Hacienda.
    Sinceramente, es para inquietarse.

    txemacan escribió:
    14/01/2011 en 13:29

    Oliver, gracias por explicarlo también,…creo que tengo un trillón en casa,..es muy cómodo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s