Entre la Ira y el Silencio

Posted on

Con cierto retraso saco a la bitácora un texto enviado por el Profesor Olmedilla, que tiene más de alegato que de burla irónica. Este hombre probo ha puesto no el dedo sin la mano en la llaga, y con ellas (la mano y la llaga) señala hacia 2011 como un año preñado de acontecimentos. Le creo, no en vano es profesor de  sólido mérito.

Tras su furiosas líneas vienen las de la una grande de Italia, la Duquesa d’Inchesta. Con filosófica ternura, nos habla del Silencio y de las palabras. Y vive Dios que lo hace con discreción poética.

Este blog se complace y se enorgullece de tener tan profundos invitados

Vivienda de un Becario en el término de Burjassot

¡BASTA!

El Becariado ha dicho basta. Son muchos los jóvenes españoles que acceden a trabajar con unas condiciones a la baja, sin seguridad social, utilizados como empleados de las empresas con muchos recursos para sacar el trabajo sucio adelante. Mierda de país. No es el único estrato descontento.

¿Jubilación a los 67? El Gobierno lo estudia sin dar el brazo a torcer, ya está en marcha y antes o despues la emprenderá. Los sindicatos ya lo ven como el próximo ajuste y aprovechan el altavoz para ir preparando al ciudadano de a pie a sumarse a sus futuras reivindicaciones. ¿Pre-jubilaciones a bajo coste? Una bazofia. Algunos bancos, además de explotar la burbuja mundial, se disponen a despedir gran parte de sus plantillas. Se ahorran cuatro chavos, pero les sale rentable igual. Los pre-jubilados tendrán una rebaja en su pensión de un 5%.  Nadie recuerda ya la base del sistema económico (tan efímera como inconsistente). El Estado de Bienestar, no disfrutado por capas sociales con pocos recursos y jóvenes con un nivel de estudios superiores – paradoja real, aunque perceptible –  se ha desquebrajado.

A todo esto el Becariado asiste perlejo, sin capacidad de reacción, sólo con la esperanza de superarse a sí mismo, la única lucha que tiene en cuenta. Surge el efecto auto-compasión y quienes no cumplen lo dictado son tachados de insurgentes. La sociedad no los tiene en cuenta, aunque no son maltratados. Viven la explosión de la burbuja en el epicentro y su inmovilidad es el resultado. Necesitan reconvertirse y reinventarse constantemente para su supervivencia.

Sin embargo y pese a todo, el Becariado no pierde las buenas costumbres, respeta su trabajo y el de sus compañeros. Las buenas relaciones con el resto de clases se convierte en un pilar en el que sostenerse, por lo que el becariado aúna fuerzas y agradece el apoyo de otras clases que se ven desfavorecidas en el reparto del pastel. Un optimismo antropológico es el que le ayuda, pero no puede trasladarlo al ámbito social actual.

20011 será un año de respuestas. El becariado se verá fortalecido en número por causas económicas desfavorables para las empresas, que aprovecharán el desconcierto para contratar y subcontratar unicamente con criterios presupuestarios. La calidad del trabajo se verá afectada nuevamente, lo que supondrá un problema más difícil de solucionar.

2011 será un año de cambios constatables tanto en la empresa privada como en la  pública y el Becariado debe estar preparado.

Feliz Navidad a tod@s.

Profesor Olmedilla

El silencio de las palabras

LLENANDO el SILENCIO

Por la Duquesa d’Inchestta

De manera casual, como quien no quiere la cosa, hace poco me tropecé con una de esas grandes frases que no mueven el mundo, pero sí hacen que al menos la vida tenga un poco más de gracia.

No recuerdo si fue en uno de esos sobrecillos de azúcar que te dan con el café en los bares o en una de las páginas de mi agenda (sí, tengo esa clase de agendas que pretenden darte una enseñanza cada día, como si no fuera suficiente el hecho de tener que rellenar sus páginas con cientos de recados, nombres y teléfonos). El caso es que la vi, la leí, y la grabé automáticamente en mi memoria.

Y la susodicha frase rezaba tal que así: “Las palabras son la mejor arma para llenar el gran silencio de la vida”.

Gran frase, pero sobre todo, gran motivo. Motivo de motivación, de motor que hace que te muevas, que te den ganas de seguir. Y en este caso, las palabras, esas “grandes armas”, como bien dice la cita, son la motivación en una vida que sin ellas, sería mucho más difícil de lo que ya resulta.

Las palabras son nuestro “pan de cada día”: siempre tenemos una palabra para algo que nos agrada, que detestamos o que nos hace sentir nuevas emociones; cuando no podemos expresarlo todo, nos dejan con la palabra en la boca; cuando queremos enfatizar algo, no dudamos en decir una palabra más alta que la otra; y cuando debemos callar, no pronunciamos ni una palabra más.

Las palabras nos definen, nos delatan, nos condenan…o nos ensalzan. Las palabras son la forma que cobran nuestros pensamientos para que salgan al exterior, para que los demás los conozcan.

Las palabras se pronuncian, pero se también se escriben. Y yo prefiero las escritas. Las escritas saben mejor. Se pueden saborear, leer, releer y conservar. Eso es lo más maravilloso. Porque las palabras escritas “no se las lleva el viento”, permanecen. Se quedan marcadas en el papel, o en su defecto, en los documentos electrónicos.

Escribir me ayuda a desahogarme, a organizarme, a recordar, a imaginar un nuevo mundo, a ironizar sobre el real, a caer en la melancolía, a comunicar, a crear nuevas historias…o simplemente, a disfrutar sobre el mero hecho de escribir.

En definitiva, la escritura es esa gran palabra con la que me gusta llenar ése “gran silencio” de mi vida.

Anuncios

Un comentario sobre “Entre la Ira y el Silencio

    txemacan escribió:
    14/01/2011 en 13:12

    Conozco al susodicho becario,….su bicicleta , aparatosa y compuesta de muchos satélites encontrados, frecuéntemente , está aparcada cerca de un bar de Burjasot,…el bar se llama; “Nasa Bar Club”.

    Diario de un ciclista canino.

    Caroline Fish

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s