La profunda garganta de Wikileaks

Posted on

Una nueva entrega del profesor Olmedilla.

Julian Assange, en una página del diario El Nacional

Wikileaks ha vuelto a transformar el mundo de la información. Vivimos en un mundo en que la superposición y sobre exposición de las informaciones nos deja atontados, no nos da tiempo a digerir tal número de datos y nos es imposible analizar los acontecimientos con el sosiego y la capacidad de reflexión necesaria. Esto es otro empujón más hacia la desinformación. Los titulares esta semana han sido de este tipo: que si Pakistán ofrece protección a redes terroristas, … que EE.UU presionaba a la Audiencia Nacional en casos como el de José Couso, … espías cubanos actúan en la embajada estadounidense de Venezuela tras despachar con Chávez  Hoy viernes la última de Wikileaks es que Aznar estuvo pensando en volver a presentarse como candidato a la Moncloa en 2007.

Los secretos deben de ser eso mismo, secretos, pero la parte fea de la globalización es que ya los hackers más profesionales han encontrado el poder de sustraer informaciones al Pentágono.  Se acaba de esta forma con el monopolio de la información, sí. Pero también se acaba esa forma de retener las informaciones que no deben ser aireadas a los cuatro vientos y que con estas noticias se están vulnerando. Ojo! No estamos hablando del derecho a la información, sino de la confidencialidad. ¿A quien no le gusta tener secretos? Son una forma de complicidad  que confiere al receptor del mismo de un poder que, a su vez, conlleva la responsabilidad de no airearlo. Revelar un secreto supone una traición para el que ofrece esa información, tan importante para él como su propia intimidad.

Algunos de estos secretos, además, sólo son confirmaciones de lo que muchos piensan, pero no se dicen por ser “políticamente incorrectos”. Que el gobierno pakistaní ofrezca apoyo a algunas de esas redes terroristas, ya hace mucho que podía imaginarse. El poder de la Casa Blanca sobre cualquier institución judicial europea (totalmente injustificable) se puede sospechar. Y que espías cubanos anden por Venezuela intentando “asaltar yanquis”… pues no extraña a la mayoría. Hoy Aznar es protagonista. Y no creo que muchos españoles se hayan sorprendido al oír que José Mari se hubiera pensado eso de volver, con aquellas conferencias que daba por Harvard se podría deducir. Es tomarse a risa a la gente que hoy en el Congreso ya está oyendo hablar de privatizaciones masivas y liberalización del mercado.

En fin, esto es lo que nos trae Wikileaks, un complejo entramado de piratillas cuyo líder anda en busca y captura por la Interpol por delitos sexuales. Países como Ecuador ya le ofrecen cobijo… ¿Qué será lo próximo? Wikileaks tiene la respuesta, pero no el mérito de buscarla con el afán que requería Garganta Profunda.

Nacho Olmedilla, Magister.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s