MAS ALLA DEL INFORME

Posted on Actualizado enn

El aliviadero

Cuando el sábado pasado colgué la entrada “Apaga y Vámonos”, no sospechaba que el Informe Everis se fuera a convertir en un escándalo informativo.

Me pareció una noticia que había sido apartada deliberadamente de un lugar llamativo. Estaba en la página par de un diario periférico, y no aparecía en ninguno de los nacionales (al menos, no me encontré con ella).

Sin embargo, a mi juicio estaba llena de significados importantes. Me limité a comentar lo que el diario en cuestión decía de ella. Luego de leer la declaración del Informe Everis, veo que el diario en cuestión hizo un resumen malo e impreciso, que excitó mi sentido de la ironía.

Ayer escuche en una tertulia calificar el informe de “sensato”. Efectivamente, me lo parece. Lo cual no quita que merezca un repaso pormenorizado, desde el punto de vista económico, desde el político y desde el filosófico. Al fin y al cabo, el informe nos invita a ello a todos los españoles que no nos avergonzamos de serlo y que queremos seguir siéndolo sin dolo ni merma.

Huyo de lo prolijo. Seré breve.

A mi entender son harto significativas la oportunidad y las circunstancias del Informe Everis. Por eso se ha organizado un revuelo mediático y político, y no por su contenido.

Sobre la oportunidad. Que cien personalidades españolas ignoren al Presidente del Gobierno y se dirijan al Rey está revelando una de las claves del informe: España ha perdido la confianza de sus ciudadanos y de los inversores y los políticos de allende los Pirineos porque quien tiene la responsabilidad de gobernarla ha metido la pata hasta el corvejón.

Es evidente que no han acudido al Rey en busca de consuelo o de acción. Lo han hecho para que quede claro que no confían en absoluto ni en el gobierno ni en su presidente. De ahí que el agobiando Zapatero se haya apresurado a seleccionar a 25 empresarios y a pedirles audiencia. Acto tan inútil como desesperado.

Sobre las circunstancias. ¿Quiénes son esas cien personas? Por un lado están 50 expertos temáticos: economistas, sociólogos, científicos, un ex sindicalista. .. Por otro, 50 líderes empresariales: bancos, energía, medios, transporte, comunicaciones…

Es decir, la flor y nata de la sociedad española, a juicio de los seleccionadores. Es decir, la elite, la aristocracia, los que podrían mandar si no fuera por la democracia representativa. ¿O acaso no mandan más que los elegidos en las urnas? ¿Y nosotros, los electores? Nos tenemos que conformar con el voto y las bitácoras. Podría estar mejor, pero no está mal en una sociedad donde ni los vecinos de la escalera se conocen.

Llama la atención las apelaciones a la sociedad civil. ¿Qué es la sociedad civil? Mejor, dicho, ¿quiénes son? Si no son sólo los cien de marras, sino todos, ¿cómo podemos los anónimos ciudadanos contribuir al mejoramiento de España? ¿Qué espacio nos queda o nos dejan los grandes empresarios y los hombres notables? Digo hombres y digo bien. Qué pocas mujeres hay. Tres. El tres por ciento. Tiene bemoles.

De nuevo, la oportunidad. Que la aristocracia española le haga un feo al Presidente del Gobierno no puede dejar a este impune.

Me pregunto cuánto tiempo puede aguantar el agobiado Zapatero este acoso. Desde luego, si llega a marzo de 2012, lo que quede de él será una piltrafa humana. Y lo que quede de nosotros, no quiero ni pensarlo.

También me pregunto qué demonios tiene en la cabeza Rajoy y su partido, para cuando el agobiado Zapatero arroje la toalla.

Me figuro que el Informe Everi es el primer movimiento de una estrategia política, acaso una coalición de gobierno.

Me temo que, en el raro caso de que esto se produjera, costaría mucho encontrar a hombres y mujeres capaces de afrontar la situación. No porque no los haya, sino porque el lastre con que los partidos políticos han encadenado a los que ejercen el poder o a los que aspiran a él pesa toneladas de plomo.

Me temo que entremos en un proceso parecido al de la Francia de los años 50 ó a la Italia del fin del siglo pasado. Será necesaria una reforma del Sistema. (Ya que lo menciono, me apunto a la causa republicana.) En realidad, no tiene por qué ser un trauma. Lo que provoca mi escepticismo es si esa reforma servirá para lo mismo que las de Francia o Italia, es decir, para cerrar un coto y abrir otro con los mismos cazadores dentro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s