El imperio del antipatismo

Posted on

(Una nueva contribución de Ignacio Olmedilla, profesor titular del S.M.B.H., Seminario Mayor de Becarios Humildes)

Tras mi primera intervención como seminarista de la orden del Becariado, llega este segundo texto en el que mi conciencia política se ve azotada por la película que vi esta semana y que me ha dado el pie para escribir estas líneas. “Capitalismo, una historia de amor” . No pretenderemos hacer una reseña del filme, pero sí una pequeña disertación sobre el sistema imperante en el mundo occidental hasta la globalización, la caída de la bolsa mundial y la consiguiente crisis económica.

La “refundación” del capitalismo , con la caída de Lehman Brothers fue votada en primera instancia por el congreso de los EE.UU en 2008. Tras la negativa, una segunda votación. La presión a la que fueron sometidos los congresistas hizo que el voto cambiara de signo: los bancos y el sistema fueron rescatados en una merma de la capacidad ciudadana occidental por restituir gobiernos. El pastel ya estaba repartido, sólo que ahora unos y otros (republicanos y demócratas; social-demócratas y demo-cristianos…) lo dejaban más que claro. Es lo que Michael Moore denunciaba en su filme con el tapiado, desalojo o deshaucio de los norte-americanos con menos recursos tras la venta de hipotecas y el impago de sus inquilinos debido al aumento progresivo de las mismas y la desmesuradamente utilizada fuerza policial. Llegaron las hipotecas “subprime” como medida urgente y el gran edificio terminó por derrumbarse.

A nivel político nacional y europeo se han terminado por seguir los pasos políticos del Stablishment, conviertiendo esa refundación en la construcción sobre unos diques derruidos de un sistema que hoy llamaremos “antipatismo”. El “antipatismo” es una nueva forma de opresión al pueblo que, además de engañar, infundir el miedo y de no respetar las reglas de la democracia, hace que la sociedad termine por aborrecer la clase política y dejar de creer en las instituciones. Es una “refundación” ficticia del capitalismo, ya que algo que ha desparecido no se puede rehacer. El capitalismo despareció, llegó el “antipatismo”. No consiste en una generalización del fenómeno “ni-ni”, aquellos adolescentes que ni estudian ni trabajan, viven de los padres y hacen botellón los fines de semana. Es una apatía generalizada contra la clase política , el bipartidismo y los líderes sin carisma.

La actualidad, marcada por las elecciones catalanas, nos deja una serie de propaganda política que intenta llamar la atención más que nunca. El sexo vende y se utiliza en el mensaje de algunos partidos. Oportunamente el marketing de la globalización se ha instalado en el mensaje político. Somos los títeres del antipatismo, se nos intenta atrapar sacándonos una sonrisa y ahora profiriéndonos un aumento del placer sexual mediante el voto. Cataluña vota este fin de semana, veremos si tienen la “líbido” suficiente para superar este “antipatismo” imperante.

Anuncios

Un comentario sobre “El imperio del antipatismo

    Peter escribió:
    20/11/2010 en 17:08

    Además del capitalismo, también están en crisis otras instituciones porque una estatización en masa del capital financiero equivale a una quiebra financiera del Estado que lo rescata; acaso cuando todo se sacrifica a la eficacia, a la técnica y al estado ¿No se está creando un protofascismo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s