La responsabilidad de las castas

Posted on Actualizado enn

Caigo en la cuenta de que en la entrada de más abajo he cometido un error de puntería, como si sólo los grandes financieros fueran los responsables del extravagante caos que socava nuestro presente y amenaza nuestro futuro.

Esta mañana, al ver los titulares de la prensa nacional, encuentro en ellos la excusa para reparar ese error.

Dice El País (a cuatro columnas): El nuevo gobierno sale al ataque y acusa al PP de machista y de vago. Y subtitula: Hay algo en su genética que rechina un poco, afirma Rubalcaba.

Dice El Mundo (también a cuatro columnas): Rubalcaba debuta atacando el machismo genético del PP. Y subtitula: Dice que palabras como las del alcalde de Valladolid son habituales en el partido de la oposición: Algunas, más groseras, casi de barra de cantina.

¿Qué ha dicho el alcalde de Valladolid? Esto, según un diario digital.

En una entrevista radiofónica, al ser preguntado por los cambios en el Ejecutivo central, el regidor vallisoletano ironizó con el perfil de la nueva ministra: “La Leire Pajín, una chica preparadísima, hábil, discreta, que va a repartir condones a diestro y siniestro por donde quiera que vaya y que va a ser la alegría de la huerta”.

Como cierre a su intervención sobre Pajín, León de la Riva apostilló: “Tengo que decir que cada vez que le veo la cara y esos morritos pienso lo mismo, pero no lo voy a decir aquí”. El alcalde se ha disculpado por sus declaraciones que, ha dicho, son un “exceso verbal”.

Majaderías mayores que esta las dicen cada día en España políticos de mayor calado.

Pero no todos los días dos diarios nacionales abren a cuatro columnas destacando la reacción a una gracieta.

Por lo que yo sé, el señor Rubalcaba dedicó el viernes a hablar a diestro y siniestro de las tareas del nuevo gobierno. Y dijo cosas más reveladoras que las resaltadas por El País y El Mundo. Por ejemplo, ABC advierte en su primera página que Rubalcaba centra el nuevo Gobierno en la propaganda, y subtitula: Avisa que “somos un presidente y 15 portavoces” y encabeza desde Moncloa el ataque al PP.

Si la política de propaganda del Gobierno va a parecerse a esta primera intervención de Rubalcaba, en los próximos meses nos lloverán tormentas de inmundicia desde los 15 portavoces. No espero que la oposición sea más prudente. A juzgar por estos ejemplos, podemos ver cuáles serán las grandes preocupaciones de nuestros políticos en ejercicio.

La decisión de los directores de esos medios, que se tienen por serios (los medios y sus directores), de subrayar en portada un problema menor es el síntoma evidentísimo de la enfermedad que aqueja a la clase dirigente, en este caso española, pero no hay más que coger un diario europeo para encontrar síntomas parecidos.

Esa enfermedad se llama hipocresía, estafa moral, espectacularismo vicioso, disparos al aire, mear fuera del tiesto, tomar por imbéciles a los ciudadanos, intentar imbecilizarlos (por si acaso).

Queda corregida mi errata. A la casta financiera internacional hay que sumar, como cómplices necesarios de los peligros sobre los que navegamos, la casta política y la casta mediática. Entre todos la mataron y ella sola se murió (la sociedad del bienestar).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s