RELACIÓN VERÍDICA DE LA GESTACIÓN, PRODUCCIÓN Y REPRESENTACIÓN DE WALTZING TIRISITI (y IV)

Posted on Actualizado enn

Las fotografías de esta entrada son realización de Eva Máñez

Agradecimientos

Waltzing Tirisiti no habría podido estrenarse sin el concurso de un montón de personas, amigos, conocidos y voluntarios a la fuerza.

Al final de mi “Relación Verídica” quiero dejar constancia de ello, aunque a muchos los he mencionado ya.

En el principio está la documentación. Por un lado, la impresa. Para apoyar en algo sólido la composición de la obra, nos servimos de libros que yo conservaba de mi etapa australiana, por ejemplo, A Short History of Australia, de Manning Clark, y mapas y planos de New South Wales y Canberra, y un callejero de Sydney de 1982.

Dedicamos un par de mañanas a indagar en la biblioteca de la Casa de la Cultura de Alcoy. Buscábamos material hemerográfico de los años 70 y referencias bibliográficas de Tirisiti. Eran habas contadas, que fotocopiamos sin costo alguno, gracias a la generosidad del municipio. Encontramos preciosos libros con colecciones fotográficas de la ciudad de Alcoy y de sus gentes, y algunos ensayos sobre la industria trextil alcoyana que nos limitamos a hojear.

Otros dos días me costó encontrar copias de diarios de los años 70 en la Biblioteca Valenciana. Uno de sus funcionarios me envió por mail pdfs de varias páginas del diario Información de Alicante de 1973, que al visitar yo la Biblioteca no estaban disponibles. No recuerdo su nombre, pero estoy en deuda con él.

La mejor información de Alcoy, sin embargo nos la ofrecieron los amigos y parientes. Mi prima María José Samper, su madre Trini Amorós y Rosa Vicent, amiga de la familia, fueron nuestra primera y preciosa fuente de información, porque lo que yo podía recordar de Alcoy se paraba en el año 1955, y lo demás eran fogonazos desconectados, material emotivo e histórico adquirido en mis esporádicas visitas a la ciudad que me vio nacer.

Paralelamente, están los numerosos alcoyanos dispersos por el ancho mundo. Muchos viven en Valencia. También constituyeron una fuente inagotable de información. Algunos son compañeros míos de trabajo, como Pep Sastre, Carles Figuerola y en especial Alberto Sandoval. En varias ocasiones nos reunimos a comer y a cenar en Alcoy, y tomamos nota de costumbres alcoyanas que yo había olvidado, de expresiones y otros localismos. Uno de los que más gracia le hicieron a Toñi fue Bufar en caldo gelat, que utilizó en el texto, convenientemente interpretado o traducido por el personaje, “soplar en sopa helada”, que define la impostura del que se da importancia sin poseerla, por eso finge que intenta enfriar una falsa sopa caliente.

Pep Sastre y Carles Figuerola también contibuyeron con sus voces a unas grabaciones que al final no incluimos en el estreno, aunque sí en las funciones previas. Siobhán O´Connor, una actriz irlandesa alumna de Olga Peris, contribuyó con su voz al papel invisible de la locutora que anuncia en inglés con perfecto acento australiano la cancelación de los vuelos en el aeropuerto de Sydney

Alberto Sandoval nos presentó a su familia, su padre Joaquín, su madre Elvira, sus dos hermanas Toya y Elvira y a su mujer Rosana, todos alcoyanos. En una visita a su masía en las afueras de Agres, un pueblo situado al lado opuesto a Alcoy de la sierra Mariola, durante el verano de 2009, nos proveyeron de abundante material etnográfico. En posteriores visitas, siguieron aprovisionándonos de material que luego utilizamos selectivamente en la obra. De hecho, la abuela Trini de la protagonista Tereseta (en homenaje a mi tía Trini) vive en la casa que habitan los padres de Alberto, asomada a la plaza de España de Alcoy, conocida por La Bandeja; y en un balcón de ese edificio real, Tereseta observa la luna en ocasiones decisivas de su infancia ficcional.

Alberto tiene una capacidad especial e inagotable de servicio (en otras palabras, generosidad) que ha heredado de su padre, un hombre que posee poderes de zahorí, y que los emplea siempre de modo altruista para ayudar a quien lo necesita. Es capaz de localizar una joya perdida en una casa, simplemente situando el péndulo sobre un plano abocetado de la vivienda, y también de otros hallazgos más importantes de carácter policial, digns de una novela negra, pero que son verdad.

La contribución de Alberto a Waltzing Tirisiti ha sido emotiva, personal y técnica. Nos prestó altavoces, un equipo de sonido, hizo fotografías y en incontables ocasiones resolvió problemas tecnológicos que los chicos de audio y video eran incapaces de solventar. Consiguió una pantalla para la proyección del audiovisual en el estreno, que Dori Asensi, una cuñada suya, tiene en Onteniente y que suele emplear en actuaciones de danza  de su escuela. Nos puso en contacto con la empresa que nos alquiló a precio de amigo el proyector de 7000 lúmenes. La cantidad de contactos de Alberto en el mundo del audiovisual valenciano es desconcertante, porque no son nombres de agenda, sino personas de carne y hueso con quienes ha trabajado. Además, Albert es lo que en la zona llaman un furgaor, un manitas.

Y para acabar con esta relación, fue el introductor de Pablo Doménech, el propietario de la Zoe Produccions Audiovisuals, una productora alcoyana dedicada desde hace dos décadas a trabajar en la ciudad y en los alrededores,y que ha llegado a hacer productos culturales en Segorbe y hasta fuera de la Comunidad Valenciana. Además del trabajo de edición, Zoe posee el mejor archivo videográfico de Alcoy, gracias al cual pudimos ilustrar escenas claves como la cabalgata de Reyes y un plano espectacular del barranc del Cinc de Alcoy tomado desde un helicoptero. Una de las virtudes de Pablo es su capacidad para trabajar veinticuatro horas sin dormir y empalmar con otra jornada de 24 horas. Sin perder el buen humor. Esta cualidad domina en el espacio de montaje y edición de Zoe. Trabajar con Adrián, Francisco y Joaquín es participar en una comedia de situación o en una competición de chistes de un fino humor alcoyano, sin que la profesionalidad de la faena se resienta lo más mínimo.

Todo lo que digo no son alabanzas debidas o pinceladas hagiográficas. Son hechos que si tuvieran que traducirse en valor crematístico, habrían disparado la producción de Waltzing Tirisiti por encima de los 100.000 euros.

Peter Box, que en realidad se llama Pedro y es compañero mío en Canal 9, un grafista excepcional y erudito psicólogo, realizó tres carteles diferentes. Uno para el dossier de la obra, y los dos restantes para la publicidad. Aprovechó fotos tomadas por mí en algún ensayo, y les sacó un partido impresionante.

Otra persona que participó en las fotografías fue Eva Máñez, una fotógrafa profesional que nos dedicó una sesión de su trabajo por pura cortesía.

Por la parte australiana las ayudas se limitaron a unos pocos amigos de amigos con cónyuge de aquel continente. Tim Benetto nos recibió un par de veces en su casa de Valencia, nos aconsejó lingüística y antropológicamente, y nos prestó fotografías propias y de libros traídos de Australia. Un australiano que conocimos casualmente en Madrid, Jeff Martin, nos hizo comentarios interesantes sobre la vida en el outback, el interior australiano. También aproveché el viaje turístico a Australia de un compañero de Canal 9, y le pedí que hiciera fotografías en el aeropuerto de Sydney. Las pocas que trajo nos sirvieron de maravilla, porque David Fajardo es operador gráfico y muy buen fotógrafo.

Contamos con innumerables fuentes de documentación  audiovisual. Mi hermana Mari Carmen nos prestó un libro con fotografías de la cultura aborigen que ella misma trajo de Australia hace treinta años, y un boomerang de madera, que finalmente no usamos. De Australia también vinieron varios DVDs, traídos por el catedrático de Derecho Constitucional de la Universitat de València, Aniceto Masferrer, que pasó unas semanas en aquel continente, invitado por varias universidades. A Aniceto le conocimos por medio de los amigos de la Fundación COSO, de Valencia.

Muchos de los que contribuyeron han sido anónimos. En especial los que cuelgan fotografías en Internet. Ese océano de información y documentación ha sido un recurso extraordinario de imágenes. Las hemos tomado de blogs y de páginas turísticas, para ilustrar escenas que transcurren en Kings Cross, el barrio de la movida de Sydney o como apoyo a la aparición del personaje de Jamie Patrick, un esquilador del outback. También entramos en archive.org, una página donde se encuentran imágenes sin copyright (también las hay con copyright), y tomamos una edición doméstica de cierto recorrido de Sydney North hasta el aeropuerto de Sydney, que utilizamos en el inicio de la obra. Las había colgado un tal Dr Terrell Neuage, con el propósito de demostrar que la señalización del tráfico en el Harbour Bridge, el gran puente de Sydney, deja mucho que desear.

Otra fuente de imágenes fueron las enciclopedias antiguas y los álbumes de cromos. Las primeras nos las cedió Alejandro Noguera, director del museo L’Íber de soldaditos de plomo de Valencia, que conserva una centenaria enciclopedia de los Pueblos del Mundo, con fabulosas imágenes de los aborígenes. Tampoco las utilizamos al final, pero el agradecimento ha de ser el mismo. Y los cromos eran de un álbum infantil de Toñi, que contenía un par de páginas con ilustraciones de Australia.

Los ensayos de Waltzing Tirisiti se llevaron a cabo casi en su totalidad en las salas de la Fundación Carolina. Sus mentores, Javier Torres y su mujer, Lydia Palero, han sido una fuente de ayuda y afecto constante.

La televisión en la que trabajo, TVV- Canal 9, nos cedió, por  intermedio de la productora Matt Media, imágenes de Sydney grabadas para un programa de valencianos por el mundo.

Y la última y afectuosa mención para Manuel Ferrando, valiente y lúcido empresario de Calpe, que contribuyó con generosidad a los gastos de producción sin que se lo hubiéramos solicitado, sólo movido por la amistad que Toñi y yo tenemos con él y con su familia, y por su pasión por la creación artística.

La mayoría de la gente que va al cine, al aparecer la palabra Fin en la pantalla, se levanta de la butaca y se va. En las televisiones se aprovechan de esta costumbre para cortar la proyección de las listas de créditos. La verdad es que son inacabables. Porque en una producción cinematográfica de medio presupuesto participan centenares de personas.

En el teatro ocurre algo parecido, aunque en proporción mayor. Sólo hay que molestarse en sumar los mencionados arriba para darse cuenta de ello. Es algo en lo que pocas veces se reflexiona, la cantidad de esfuerzos personales que confluyen en la producción de una comedia (dicho al modo clásico), aunque sea de bajo o bajísimo presupuesto, como es nuestro caso. Todavía no se ha descubierto la fórmula ni inventado la máquina que mida las energías acumuladas en una producción teatral. Lo único que se sabe es que, cuando una obra gusta, cientos o miles de personas rompen a aplaudir con entusiasmo. Autores/as, directores/as y actores/actrices lo suelen tomar como el premio deseado, mucho más importante que el sueldo percibido, que acostumbra a ser magro. Por algo será.

Gracias a todos y cada uno de ellos.

Post Data.- La Mostra de Teatre d’Alcoi tiene una alta consideración en el mercado del arte. Nuestra presencia en ella ha sido un estímulo y un privilegio. Nos lo ganamos pacientemente. El hecho de haber nacido en Alcoy me daba la oportunidad de acercarme a “mi pueblo”, que siempre ha sido ciudad, y ofrecer nuestro Waltzing Tirisiti a los organizadores de la Mostra. Carmina Nácher, su directora, conoció desde el primer momento nuestro trabajo, y nos animó a presentarnos, sin comprometer en ningún momento la aceptación de la obra. Pero a medida que avanzábamos en el trabajo y lo poníamos en su conocimento, se fue convenciendo de que merecería la pena. Así fue como nos aceptaron. Carmina y la concejala de Cultura, María Rosa  Sánchez  son depositarias administrativas del legado cultural de Tirisiti, y necesitábamos su permiso para utilizar imágenes del Betlem. Al conocer nuestro projecto, no pusieron ninguna objeción.

Alcoy fue la primera ciudad industrial del antiguo Reino de Valencia y una de las primeras en la península Ibérica. Los batanes y telares proceden de la dominación musulmana.  Casi ocho siglos de industria han conformado una sociedad y una idiosincracia. Casi todo el mundo conoce Alcoy por las fiestas de Moros y Cristianos, y se tiene a los alcoyanos por una gente ruidosa y amiga de las jaranas. Esto es así. Pero no es menos cierto que el alcoyano/alcoyana estándar suele ser una persona comprometida con sus obligaciones y trabajadora infatigable.

La nómina de alcoyanos célebres desperdigados por el mundo es el mejor testimonio de esta premisa. Y son mucho más que cantantes famosos o  periodistas del corazón. Son artistas, políticos, científicos y sobre todo emprendedores, empresarios industriales.

Pablo Doménech, un pequeño empresario del audiovisual, forma parte de esta porción. Otro es Juan Francesc Rozalén, productor de la compañía teatral La Dependent. Juanfran es una referencia del teatro alcoyano y valenciano, y también español, porque lleva décadas en este negocio dando vueltas a España. Y si se mantiene en él es porque lo toma como un modo de vida, como un negocio. La producción de Waltzing Tirisiti nos ha relacionado con Juanfran, porque lleva el teatro Principal, donde se estrenó nuestra pieza. Su acogida y su trato ha sido excepcional. Quiero decir cordial, didáctico y efectivo. Esto, que debía ser normal, es raro en el mundo de la creación, estrecho y competitivo. Juanfran no es un empresario que busque el éxito comercial. Es simplemente un empresario eficaz y concienzudo. Sabe que el éxito teatral es casi aleatorio, y que la continuidad de una empresa se basa en su solidez, en su versatilidad y en su constancia.

Gracias, Juanfran.

Anuncios

Un comentario sobre “RELACIÓN VERÍDICA DE LA GESTACIÓN, PRODUCCIÓN Y REPRESENTACIÓN DE WALTZING TIRISITI (y IV)

    Alberto escribió:
    14/10/2010 en 21:42

    Fernando muchas gracias por tus palabras, no me las merezco.
    Las cosas cuando se hacen agusto y con personas agradecidas, no se da importancia a las horas de trabajo y al tiempo empleado.
    Si me lo pidieran de nuevo, por supuesto que lo volvería a hacer.

    Un gran abrazo a ese Alcoyano de pro y a esa actriz fantástica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s