Libertad de Prensa, para todos

Posted on

La libertad de prensa anda de boca en boca en los últimos días.

El País ha publicado una serie de artículos contra sus enemigos mediáticos.

En el fondo todo se reduce a este asunto. La libertad de la prensa es una excusa. No hay más que una batalla entre medios de comunicación. La guerra es antigua, y hasta ahora la venía ganando PRISA. De pronto, se encuentra con divisiones acorazadas que hasta ahora eran meros fantasmas o ejércitos de guerrilleros.

He aquí lo que dice el articulista más nítido sobre este asunto, Antoni Gutiérrez Rubí (El País, 23 de Febrero)

Hoy, de los diez espacios digitales más importantes en España (que no sean versiones online de prensa escrita), ocho son de pensamiento abiertamente conservador. Y sus estrategias, ahora, empiezan a desplegarse en la TDT (Televisión Digital Terrestre) como un nuevo escenario de batalla que no ha hecho nada más que comenzar. La irrupción de programas exclusivamente ideologizados hacia posiciones políticas ultraconservadoras, como los que se emiten, ha hecho aparecer nuevos relatos que configuran e influyen en la opinión pública y que antes eran simples mensajes reproducidos en algunos diarios, emisoras o páginas web.

¿Cual es el problema? ¿Acaso los ultraconservadores no tienen derecho a expresarse? Claro que también se puede formular otra pregunta, ¿es adecuada la adjetivación ultraconservador o responde a la necesidad de descalificar al enemigo?

La ofensiva de PRISA también tiene que ver, me parece a mí, con el hecho de que los programas de las nuevas TDT no afines o dependientes están haciendo mella en las tradicionales y hasta ahora seguras audiencias de ese consorcio mediático. Algo parecido a lo que le ocurre a la Iglesia Católica con los misioneros protestantes de todo tipo. Cuando uno pierde el monopolio, pierde clientes.

Me ha resultado chocante que los primeros comentarios de los lectores a los artículos publicados en El País son de crítica, burla y repulsa de lo sostenido por el medio. Por un lado, manifiesta la holgura democrática de quien controla las páginas, por otro, que el miedo de los promotores de la campaña es justificado, hay lectores de El País que no se tragan la doctrina de El País.

Pero lo que más me ha sorprendido es esta afirmación de Antoni Gutiérrez Rubí, que me abstengo de calificar, porque se califica sola.

La derecha democrática, articulada alrededor de partidos políticos, puede quedar secuestrada o condicionada por los agitadores radicales. Ya sucede en Internet, donde la fuerza de las redes radicales ha fragmentado el espacio civil democrático, ha demonizado a los adversarios y ha encuadrado, con disciplina militar y férrea, a un nutrido -y creciente- ejército de activistas que actúa sin dudar. Frente a ellos, la mayoría democrática y progresista, se retira, inconsciente del progresivo avance de este nuevo radicalismo, y se cobija en confortables espacios menos exigentes y dados a la confrontación pero que, aislados y descoordinados, ofrecen poca capacidad de resistencia organizada ante tanto alboroto y destrozo.

Según Gutiérrez-Rubí, hay una derecha democrática y otra que no lo es, a la que se debe censurar. ¿Quién tiene la potestad para hacer esa distinción? ¿Es democrático transformarse en juez ideológico?

¿Es posible que Internet esté dominada por las redes radicales (de derecha, se supone) constituidas según un modelo militar, y que la mayoría democrática y progresista se esté retirando? Según el razonamiento de Gutiérrez-Rubí, la mayoría democrática y progresista está compuesta de cobardes, y por eso se cobijan en confortables espacios.

Yo, sinceramente, no sé si soy de izquierdas o de derechas. Pero me alegro mucho de que la libertad de Prensa ande de boca en boca. Es la mejor manera de preservarla.

Anuncios

2 comentarios sobre “Libertad de Prensa, para todos

    Peter escribió:
    25/02/2010 en 14:25

    Se me ourre que no hay nada mas bobo que un obrero de derechas y nada mas falso que un empresario de izquierdas; el problema quizá reside en definir con dos palabras a todo el arco de ideas que uno pueda tener sin olvidar que el avance social pertenece a los progresistas y el económico a los liberales .

    Txemacan escribió:
    16/04/2010 en 11:46

    Se sienten cambios, pero estos ya estaban encima de nosotros,…ingenuos un poco y esta bola sigue dando vueltas y como no , en una mesa de billar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s