Teoría de los tres mundos

Posted on

Una esquina de Antequera

Ofrezco su desarrollo a aspirantes a doctores sin tema de tesis, ensayistas en dique seco, sociólogos hartos de encuestas, contertulios (tertulianos), reporteros sin fronteras y porteros de discoteca.

A continuación, una sinopsis.

En nuestro mundo hay tres mundos.

Uno, el mundo de los medios.

Dos, el mundo de los políticos.

Tres, el  mundo de la realidad.

El primero es virtual, lo fabrican los medios de comunicación y, sobre todo, la publicidad, que es el sostén y la razón de ser de un montón de personas.
El segundo es una fantasía hipócrita tejida por los políticos en ejercicio.
El tercero es el que vemos cuando nos mezclamos con la realidad, y está compuesto de muchas realidades, la de cada uno de nosotros, la de los objetos, la de los animales no racionales, y la de los mundos Uno y Dos.

La mayoría de las personas nos esforzamos por vivir en el tercer mundo, pero los dos primeros hacen lo posible por influir en él.
El primer mundo, el de la publicidad y los medios, intenta conformar nuestras costumbres más arraigadas, las comerciales. Nos alimenta, nos viste, nos amuebla la casa y la cabeza.
El segundo mundo, el fabricado por los politicos, difiere tanto del real y del publicitario que cuesta aceptarlo.  Es un mundo tan engañoso como el primero, pero el maquillaje es tan burdo que no disimula el cuento sino que lo pronuncia.Y sin embargo, cada vez que hay elecciones, la población lo refrenda libremente con su voto.
Del tercer mundo, poco hay que decir, pues lo llevamos a cuestas y avanzamos pisándolo a la vez. Las interferencias de los dos mundos figurados son tremendas, violentas, nada sutiles. Pero sobrevivimos a todo.
Vamos camino del agotamiento de los recursos. No de los naturales, sino de los ideológicos. La publicidad que domina prácticamente la conciencia de los seres humanos, está rizando el rizo y ya ha invadido el territorio de la inverosimilitud. Nadie se cree nada, aunque parezca que sí, puesto que seguimos comprando. Pero el comercio es el hábito más antiguo de la sociedad humana. Los políticos han perdido todo contacto con la realidad y viven en un mundo imaginario cada vez más gárrulo y garrulo.

Antaño, las artes habían creado un mundo propio en Euroamérica. Pero duró un suspiro, de la Ilustración a la Modernidad. Hoy, los recursos creativos más valiosos de los cinco continentes se emplean en la publicidad. El arte actual, dicho mal y pronto, es una caca.

Aconsejo a los ensayistas a quienes ofrezco la explotación de este material, que se fijen en el conglomerado humano que fabrica el primer mundo, y me permito disuadirles de investigar en el segundo, que depende tanto del mediático. Entrar en la redacción de un mass media o de una agencia publicitaria es una revelación, casi una epifanía. Allí encuentra el estudioso, encarnados en seres humanos, todos y cada uno de los tópicos que se propagan: las redactoras más guapas, jóvenes y elegantes, los redactores más agresivos (también jóvenes y elegantes), la superficialidad, la inmediatez, la prisa, el perfume de la noticia antes que la noticia, la imaginación febril al servicio de la máxima audiencia, la ironía, el cachondeo, el cinismo. Todo esto y mucho, mucho más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s