Tumbado a la bartola en la sala de estar

Posted on Actualizado enn

GEDC0600Pliegues y venas,

cárcavas del pie

tendido en el cristal

de la mesa de centro.

Es mi pie y me gusta contemplarlo

sin pensar en otra cosa,

sin obligarme a nada.

Bañado pie en la luz lateral

de un lunes por la tarde.

Deslizo mi mirada sedente

por los pasos termópilos,

por los sensuales límites

de mi pie otoñal,

que yace satisfecho

de haber pisado tanto,

y emerge como un tallo

de planta suculenta

de la pernera rígida

de un viejo pantalón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s