El circo del arte

Posted on Actualizado enn

Vernissage de Confines en el IVAM       

      Valencia emula a Nueva York en materia de vernissage artístico, y los medios de comunicación no se enteran.

            Esto es algo singular y desconcertante, porque pone de relieve el fracaso de la estrategia comunicativa de la institución afectada o que los media no están a la altura del papel puntero que ellos mismos se atribuyen

            El Institut Valencià d’Art Modern (IVAM) inauguró el jueves una muestra fastuosa llamada Confines, dividida en cuatro tramos, escenarios, salas, espacios o como quiera llamarse. Que no sea por falta de términos. Aquí lo que sobra hasta el desbordamiento son las palabras.

          Hasta hace poco, los cuadros, las esculturas y las instalaciones se colgaban, erigían o montaban en los museos según cierto orden cronológico, agrupados en estilos artísticos, o por autores, y tal.

            Ya, no. Ahora se dan poderes absolutos a un comisario atrevido, y éste planta una falla o varias, deja a oscuras algunas salas, sobreilumina otras, o las llena de papelotes con ilustraciones semipornográficas (o pornográficas del todo), que los hijos pequeños de los visitantes se encargarán de hollar, porque también están por el suelo, además de en las paredes o colgando del techo de cables con secadores de pelo en funcionamiento circular (que dan vueltas impulsados por la energía que emiten).

            Esto es Confines.

            No incluyo el link de la página del IVAM que ofrecería otro punto de vista porque no existe. Mejor dicho, existirá un día de estos, pero hoy, sábado, dos días después de abiertos los Confines, la información sobre los mismos está siendo renovada (We are updating the information for this page).

            Esto explicaría la falta de resonancia en los medios locales, que habrían recibido información escasa. No es así. La rueda de prensa del jueves por la mañana fue lo que antes llamábamos un “happening”, y hoy califican de “performance”. Se encargó de ello Robert Wilson, dramaturgo y director de teatro internacionalmente conocido por sus atrevimientos (otros dicen chorradas) escénicos. Wilson es el comisario del espacio más “rompedor” de Confines, el de la pornografía y los secadores volantes.

            Por la tarde, el vernissage. Estuve en él, y aseguro que levantaría la envidia de la inauguración de las galerías más renombradas de Londres o Nueva York. Comisarios, artistas, gente importante, mucha chica guapa estrafalaria, unas cuantas Lolitas que revelaban sus encantos con precisión y pudor, y sobre todo, público, centenares de personas que recorrieron las salas de Confines como una estela, detrás de Consuelo Císcar, directora del IVAM, y sus ilustres invitados. Alfinal del recorrido, gratuito cocktail.

            En cualquier ciudad del planeta, esta inauguración habría provocado ríos de tinta, y el contenido de Confines, torbellinos o torrentes.

            No diré yo que haya pasado inadvertida. Pero, desde luego, el efecto que se habían propuesto sus responsables se ha quedado muy, pero muy corto. ¿Por qué? Seguramente porque el público (y los media) valencianos están todavía fuera de la órbita desorbitada de los vernissages estrambóticos y las exposiciones esotéricamente espectaculares (o viceversa). Es cosa de tiempo. Terminarán en la red, como besugos.

            No es un juicio caprichoso mío. Invito al lector de esta página náufraga a que visite Confines y se tome la molestia (porque lo es, una molestia) de leer los textos pegados a la pared que contienen las supuestas explicaciones de lo que se exhibe. Se trata de monumentos al absurdo, al cachondeo, a la arbitrariedad disoluta. En otras palabras, verdaderas gilipoleces. Al empezar a escribir este texto tenía en mente extraer de la página Web del IVAM, algunas de estas gilipoleces, como prueba irrefutable de mi razonamiento. Pero, como he dicho, estan updating the information for this page.

            Sin embargo, recogí en el vernissage un folio suscrito por Robert Wilson. En una cara aparece un esquema de la muestra que le ha tocado en suerte (y tanta, un periodista que dice estar bien informado me aseguró que Wilson ha cobrado 10 millones de pesetas, ¿será verdad?), la otra contiene una serie de definiciones de Frontier, que viene a ser un sinónimo de confín. He aquí algunas: “Frontier como frontera significa una línea entre al menos dos campos. Frontiers es un baile moderno en un solo acto, con coreografía de Graham, música de Horst, decorado de Noguchi y vestuario de Graham. Se estrenó el 28 de abril de 1935 en el Guild Theater de Nueva York…Frontier es la guerra religiosa en Afganistán. Frontier es un baile en una cabina telefónica.” Y así, una página llena de chorradas.

            El arte es un circo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s